BANNER

Top Banner Advertisement
jueves, 2 de enero de 2014

Meditacion Matinal Jovenes 2014 | 365 Vidas | Enero - Febrero 2014 | Lecturas Devocionales para Jovenes 2014 | Online


Aquí encontrarás 365 historias. Son 365 biografías de personajes bíblicos. Son 365 vidas llenas de aventura, acción, emoción, suspenso... pero, por sobre todo, 365 vidas que muestras cómo Dios estuvo dispuesto a ayudar y a guiar.Algunos aceptaron esa dirección divina; otros no. No obstante, de todos podemos aprender una lección que nos ayude a tomar decisiones correctas cada día.

Ahora podrás leer los matinales por este Blog ya que estaremos publicando día a día, mes a mes cada historia de reflexión.
Dejamos a su disposición las Meditaciones Matinales de Jóvenes para este mes de Enero y Febrero 2014.


ENERO DE 2014: (Haga clic en el día):
============================================
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 |
17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31
============================================

FEBRERO DE 2014: (Haga clic en el día):
============================================
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 |
17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28
============================================

MEDITACIONES DE MARZO DE 2014 | ABRIL DE 2014


01 DE ENERO

ADÁN

Y dijo: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza". Génesis 1:26.

Generalmente, los seres humanos somos extraños. Cuando tenemos todo a nuestro favor, tomamos decisiones que nos complican, a veces, de un modo fatal. Hay situaciones que me dejan (hasta el día hoy) perplejo. Por ejemplo, un médico fumando. Sabe que es pésimo, tiene plena conciencia de todos los riesgos que corre y continúa fumando, por increíble que parezca.
Mucho más extraño es lo que sucedió con el primer hombre. Él tenía todo para ser feliz: el jardín del Edén era el lugar perfecto, y Eva era la compañía perfecta. Además, contaba con la presencia y la compañía perfecta de un Dios perfecto, que lo había creado y lo amaba más allá de todo entendimiento. Pues a pesar de toda esta perfección en la mano, el señor Adán eligió desobedecer a Dios y comer del fruto prohibido.
Por más que lo piense e intente entenderlo, no consigo encontrar ningún motivo medianamente lógico para la decisión tomada. De las consecuencias de la decisión no necesito hablarte, ya que las sufres conmigo cada día.
Y aquí estamos nosotros, comenzando un nuevo año. Seguramente no estarás en el jardín del Edén, no sé si tendrás a tu Eva (o a tu Adán) al lado, pero te puedo asegurar que puedes compartir algo con Adán: la presencia perfecta de un Dios perfecto a tu lado. Él te ama tanto como amaba a Adán. Él desea darte tantas victorias como deseaba darle a Adán. Él está tan interesado en ti como lo estaba en Adán.
Aunque me puedas mostrar muchos aspectos en los que tu vida no es perfecta, te diré siempre lo mismo: nuestro Dios es perfecto y él tiene el poder. Por eso, elige este año conocerlo más, estar en mayor comunión con él, amarlo más...
Puedes quedarte tranquilo. El interés de Dios no se renueva cada año, como nuestras promesas; es absolutamente constante. No cambia, no tiene sombra de variación. Él te ama de la misma manera desde el mismo minuto en que naciste.
En esta tierra, nunca estarás tan cerca de él que no puedas acercarte un poco más, ni tan lejos que él no consiga abrazarte. Él te espera hoy como te esperó ayer. Te esperará durante todo este año como te esperó el año pasado. Sus brazos están abiertos, y tienen un lugar igual a la forma de tu corazón.

[Subir]

-----------------------------

02 DE ENERO

EVA

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. Génesis 2:24.

Imagino la alegría de Adán cuando descubrió a Eva. Imagino la alegría de Dios cuando los presentó. Eva era todo lo que Adán quería, era su sueño hecho realidad. Cuando esta mujer llegó con el fruto prohibido en la mano, por la mente de Adán debieron haber pasado mil ideas en apenas unas décimas de segundo. Eligió quedarse con ella y desobedecer a Dios.
Hay cosas en tu vida que son realmente importantes, tan importantes que te modifican. Hay personas en tu vida que son así de importantes; y no es ningún pecado que esto suceda.
El problema surge cuando estas personas, comúnmente del sexo opuesto y con algún encanto personal que te fascina, ocupan un lugar que solo Dios debe ocupar: el primero.
¿Por qué un ser tan inteligente como Adán tomó una elección tan extraña? Por la misma razón que personas tan inteligentes como tú toman decisiones tan extrañas como las de él: amamos más al pecado que a Dios.
Eva era todo lo que Adán había soñado. Por eso, en el momento de la decisión pesó más la relación que había establecido con ella que la que tenía con Dios. Igual nos sucede a nosotros. Cuando optamos por el pecado, por separarnos de Dios, elegimos a la persona, a la acción o a la palabra que sentimos más real que Dios en nuestras vidas, porque amamos o deseamos eso más que a él.
Es simple. El pecado nos gusta porque, en apariencia, nos satisface. Nos gusta la primera sensación que sentimos (la última; a veces, no tanto).
Si Dios para ti no es un ser real, cuando la tentación se presente, tendrás graves problemas para elegirlo; nadie elige una idea.
Si para ti Dios se resume en una serie de normas éticas, morales y algunos ritos básicos, es absolutamente natural que no lo elijas. Nadie elige un comportamiento.
Si, por el contrario, Dios es tu amigo real, con quien conversas diariamente, a quien le das la última palabra en tus decisiones (¡en todas!), tus chances de victoria aumentan. Elígelo hoy a él.

[Subir]

-----------------------------

03 DE ENERO

CAIN

El Señor le preguntó a Caín: "¿Dónde está tu hermano Abel?". "No lo sé -respondió-. ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano?". Génesis 4:9.

La esperanza de Adán y de Eva de regresar al Jardín del Edén, ahora tenía la forma de un bebé, la sonrisa de una pequeña maravilla hecha ser humano. Todas las alegrías, los sueños y las ilusiones de nuestros primeros padres se hacían "carne y hueso" en el pequeño Caín.
Si la promesa de Dios se cumplía, Eva tenía en sus brazos al pequeño Mesías, el Salvador.
Pero, la historia nos cuenta que las elecciones del pequeño bebé -cuando creció- lo transformaron en el primer asesino de la historia. Duele pensar que el ser humano, sin llegar a los extremos que Caín simboliza (es decir, pasar de Salvador del mundo a fratricida), es capaz de actitudes de esta naturaleza. No importa cuántas y cuan profundas esperanzas se puedan colocar en nosotros, de una u otra manera conseguimos destrozarlas.
En pequeños detalles o en grandes errores, somos "mega" o "mini" Caínes, al decir a nuestros padres, hermanos, amigos, conocidos, e incluso a personas que apenas nos conocen, que no es una buena idea que confíen en nosotros. El mensaje que transmitimos es que no es conveniente que centren muchas esperanzas en nosotros.
Siempre hay alguien que espera algo bueno de tu parte; por extraño que parezca, a pesar de las barbaridades que podemos llegar a cometer en algunos momentos.
Gracias a Dios, Cristo sabe de nuestras deficiencias y de nuestra natural inclinación a destruir las esperanzas que depositan en nosotros.
A pesar de eso, nos ama. No consigo explicar cómo; no puedo llegar a entender la razón. Lo único que puedo decir es que lo hace por amor, pero es un amor que no puedo ni explicar ni entender. No tiene lógica. No tiene límites. No tiene cambios.
Es por ese amor y es en esa esperanza que podemos vivir el día de hoy, sabiendo que hay un Dios en el cielo que nos mira con tierno amor, y nos da la posibilidad de levantarnos cada vez que nos caemos.
La elección final es tuya. Tu vida quedará marcada por esas buenas o malas decisiones. No dejes pasar esa oportunidad hoy.

[Subir]

-----------------------------

04 DE ENERO

ABEL

Abel también presentó al Señor lo mejor de su rebaño, es decir, los primogénitos con su grasa. Y el Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda. Génesis 4:4.

La historia de Abel es la primera de una serie lamentablemente extensa, en la que siempre el justo muere a manos del desobediente.
Abel no merecía morir. Abel se había portado bien y había obedecido fielmente a Dios; pero nada de eso lo salvó de la mano mortal de su hermano. No pienses que por ser obediente, tomar un baño los viernes de tarde y ponerte una corbata los sábados de mañana, estarás absolutamente fuera de peligro. No pienses que por portarte bien, no ir a ciertos lugares y no comer ciertas comidas, tienes un certificado de "intocabilidad". La historia de Abel debería enseñarnos esto: los justos también sufren y también mueren.
Dios no te prometió un mundo sin espinas. Él dijo que en medio del valle de la sombra de muerte estará contigo. Te podrás lastimar, pero tendrás la promesa de su compañía en todo momento.
La historia de Abel me recuerda la décima plaga de Egipto. El ángel del Señor iba a pasar por la tierra de Egipto cumpliendo con la mortal orden divina. La única manera de salvar al hijo mayor de la familia era pintar con sangre de cordero el dintel de la puerta. No importaba cuan bueno o cuan malo fuera. No importaba si iba a la iglesia o no, si cantaba en el coro de jóvenes o no, si fumaba o no. Lo único que el ángel iba a respetar era la sangre en el dintel. El "curriculum espiritual" de la posible víctima no tenía importancia.
Muchas veces, "los pequeños santos modernos" creen que son tan perfectos que no precisan de la sangre del Cordero en el dintel de sus corazones. Pero, cuando eres consciente de tu verdadera condición, llevas ante el altar de Dios lo que él quiere recibir, y no lo que tú tienes ganas de darle.
Puede ser que a los ojos de algunos estés haciendo una insensatez, pero si es lo que Dios pidió, obedécelo: es lo mejor para ti. Vive el día de hoy llevándole a Dios las ofrendas de gratitud que él desea.

[Subir]

-----------------------------

05 DE ENERO

SET

Adán volvió a unirse a su mujer, y ella tuvo un hijo al que llamó Set, porque dijo: "Dijo me ha concedido otro hijo en lugar de Abel, al que mató Caín". Genesis 4:25.

Hasta el nombre de Set recuerda a Abel. Daría la sensación de que nació no como el fruto del amor entre Adán y Eva, sino porque como Abel murió, alguien tenía que ocupar su lugar.
Set es un personaje bíblico que me hace pensar en los niños que sienten que nadie los tiene en cuenta. ¿Sabes de lo que estoy hablando? ¿Conoces a alguien así? Tú ¿eres una de estas personas? Te aseguro que la situación no es tan complicada como la puedes llegar a percibir.
Primero y principal: Dios te ama, te conoce y se preocupa profundamente por ti. Tanto, que si tú hubieras sido el único ser humano pecador en la historia de la humanidad, él habría enviado a su Hijo solamente para salvarte. Olvídate de tus temores de "invisibilidad": Dios te tiene muy presente; te ve en todo momento, en todo lugar y en toda circunstancia. Te tiene tan presente que esculpió tu nombre en las palmas de sus manos, sabe cuántos cabellos tienes en tu cabeza y cuáles son los más profundos sueños que tienes en tu alma.
En una esfera más humana, te puedo asegurar que hay gente para quien tú eres importante. Es más, hay gente que es influenciada por ti (para bien o para mal). Set no es solo la persona que ocupa el lugar vacío. Para Dios, este personaje bíblico es una figura importantísima, ya que la genealogía humana de Cristo pudo desarrollarse gracias a él. Set es el recomienzo que Dios utilizó para que su plan de salvación siguiera su curso.
Cuando parece que no hay opción, que el futuro es negro y está absolutamente comprometido, Dios levanta a un pequeño (o a un gran) Set, para decirle al mundo entero que hay una nueva posibilidad. Set es la ventana que Dios abre al ser humano cuando el pecado quiere cerrar todas las puertas. Set es la demostración más clara de que Dios no se da por vencido para salvar a sus hijos.
Como a Set, Dios te necesita para que su plan en este mundo pueda llevarse a cabo. Deja que él te lo muestre hoy y te guíe por los mejores caminos.

[Subir]

-----------------------------

06 DE ENERO

ENOC

En total, Enoc vivió trescientos sesenta y cinco años, y como anduvo fielmente con Dios, un día desapareció porque Dios se lo llevó. Génesis 5:24.

Enoc vivió de tal manera que Dios lo llevó a vivir con él, al cielo. ¿Cómo lo consiguió? ¿Cómo hizo para vivir una vida así? Que Jesús, que no pecó, lo haya conseguido no cuesta tanto entenderlo. No ocurre lo mismo con Enoc. Él era un hombre común y corriente, con exactamente las mismas características que tú y yo. Tal vez, nos gustaría que este patriarca no hubiera tenido tendencia al mal, a fin de poder seguir justificando nuestro gusto por el pecado. Allí está la raíz de todos nuestros problemas. Nosotros no tenemos, tan solo, la tendencia al mal: a nosotros nos gusta pecar.
Comúnmente, elegimos pecar cuando nadie nos ve. Lejos de los ojos "acusadores" de nuestros padres, maestros y líderes espirituales. La cuestión es que (y tú lo sabes) Dios te ve todo el tiempo. Pero, a veces, no nos importa mucho. Nuestra vida espiritual suele ser tan mediocre que Cristo significa poco en la practican y continuamos pecando, con el cuidado de que no nos vean los demás. El satisfacernos hoy, ahora y aquí nos maneja de tal manera que, con tal de pecar, dejamos de lado todo nuestro conocimiento (teórico) de Dios.
Enoc pensaba diferente. Pasaba tanto tiempo con Dios que tenía plena consciencia de su presencia constante. Pero esta situación no era una carga; era un placer estar todo el tiempo con este Amigo. El ejemplo clásico: cuando comiences a salir con aquel chico o aquella chica que te gusta, no sentirás que es complicado pasar tanto tiempo con él (o ella); al contrario, cuanto más, mejor.
Enoc estaba enamorado de Dios, la pasaba realmente bien con él. Eso no significa que vivió su vida en un monasterio. La Biblia dice que tuvo hijos e hijas; el más conocido de ellos es Matusalén. Si tuvo familia, no sería descabellado pensar que se enamoró de una chica, se puso de novio con ella, se casó... en fin, la vida familiar normal.
Caminar con Dios no significa separarse del mundo, significa entender que nuestro Dios es real y nos ama tanto que desea estar cada día a nuestro lado.
Déjalo hacer su caminata contigo hoy.

[Subir]

-----------------------------

07 DE ENERO

MATUSALÉN

De modo que Matusalén murió a los novecientos sesenta y nueve años de edad. Génesis 5:27.

Nadie vivió más que Matusalén. Por más avanzada que esté la ciencia, por más esfuerzo que el ser humano haga, nadie consiguió tener más años que este patriarca. ¿Alguna vez pensaste en vivir tantos años? Vivir casi diez siglos es realmente mucho tiempo. Me animo a decir que es más de lo que somos capaces de entender. De todos modos, desde el punto de vista de Dios, la situación cambia. Para Dios, el tiempo tiene otros parámetros. "Eternidad". Esta es una de esas palabras que pronunciamos y podemos definir, pero que en el fondo no comprendemos. Es como la palabra "infinito". Pues esos son los no-límites de Dios, y sobre esas bases (tan diferentes de las nuestras) él se mueve y nos espera.
Por increíble que nos parezca, nuestro Dios quiere compartir con nosotros, seres humanos finitos y limitados, su eternidad y su infinitud. No sé cómo explicarlo; seguramente porque no lo entiendo. Pero es así, de eso se trata el cielo: seres humanos finitos, gozando eternamente de la infinitud divina. Pensando así, los casi mil años de Matusalén no parecen tanto. Sin embargo, la vida eterna, el mar de vidrio, los paisajes perfectos, las calles de oro, las flores imposibles de imaginar, no tendrían todo su valor (o peor, lo perderían), si Jesús no estuviese presente. Es él quien le da alegría, brillo y color a las cosas, a las personas y al tiempo vivido en la eternidad; él le da su verdadero sentido al cielo.
Y por más que no estamos aún en ese contexto celestial, podemos disfrutar de un pedacito de esa realidad cuando -aquí y ahora- damos a Cristo el primer lugar en nuestras vidas. Cuando lo dejamos dirigir cada uno de nuestros minutos, no solamente los instantes que dura el culto del sábado por la mañana; no solamente los segundos corridos que duran nuestras oraciones memorizadas.
Cuando Dios habla de caminar contigo, él se refiere a cada paso, no solo a los que consigues dar con (cierta) seguridad. Cuando él habla de compartir tiempo contigo, no se refiere a acompañarte apenas 969 años, él habla de la eternidad. Eternidad que él quiere comenzar a disfrutar contigo ahora.
Hoy tienes una buena oportunidad para probar un poco de esa maravillosa realidad eterna.

[Subir]

-----------------------------

08 DE ENERO

NOÉ

Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se velan, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe. Hebreos 11:7.

Ciento veinte años predicando, para que nadie se convierta. No hay duda: como evangelista, Noé era un buen carpintero. Absolutamente nadie, fuera de los miembros de su familia directa (esposa, hijos y nueras) entró en el arca. Si Noé hubiera tenido un administrador humano en su "empresa espiritual", seguramente habría sido despedido. Podrás decirme, y es cierto, que muchos hombres de Dios creyeron en la predicación de Noé, ayudaron en la construcción del arca y murieron antes de que el diluvio comenzara.
Pero, ante los resultados fríos, cuando llegó el diluvio, en el arca solo entraron él y su familia. Un desastre. ¿Un desastre? ¿Cuánto tiempo estarías dispuesto a predicar para que una persona que tú amas acepte a Cristo y a su salvación? La historia de Noé es un ejemplo de la preocupación que Dios tiene por la familia. Tanto trabajo para que se salve solo una familia. Pero Dios ordenó que el trabajo se realice. Todas las esperanzas divinas están cifradas en la familia.
No sé si ya estás de novio, casado o pensando en casarte. Pero, de cualquier manera piensa en este asunto: todas las esperanzas de Dios están cifradas en la familia. Y, diciéndolo del modo más claro posible, todas las esperanzas de Dios están centradas en tu familia.
Debes hacer todo lo que esté a tu alcance para que tu familia (la que tienes, la que tú formes o la que formaste) sea digna de ese honor, de ese privilegio, de esa responsabilidad.
La mejor forma de hacerlo es orar cada día y pedir a Dios que te muestre el camino a recorrer durante ese día. Si él quiere que los resultados se vean de aquí a ciento veinte años, tú sigue orando, sigue clamando, sigue pidiendo, sigue trabajando...
Tu familia (actual o futura) merece todo ese esfuerzo, y más. No tengo dudas: Dios quiere darte la alegría de una familia salva. No hay arca. No hay animales. Pero, sigue habiendo entrega humana y dirección divina, para que las cosas salgan de acuerdo con los planes del Cielo, que siempre son mejores que los nuestros.

[Subir]

-----------------------------

09 DE ENERO

SEM

Esta es la historia de Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, quienes después del diluvio tuvieron sus propios hijos.  Génesis 10:1.

Más allá de la discusión de cuál de los tres hijos de Noé era el mayor, lo cierto es que Sem ocupa un lugar especial. No tanto por su nacimiento, sino por su v descendencia: de los semitas nació Cristo, nuestro Salvador.
Ni tú ni yo conocemos nuestro futuro. Pero Dios lo conoce, y en su inmenso amor ya tiene preparado un mañana brillante para quienes estemos dispuestos a andar por sus caminos. Puede ser que ese mañana se quiera esconder detrás de algunas nubes. Pero, recuerda que todas las nubes, hasta las del diluvio, fueron, son y serán pasajeras.
Tu presente te puede parecer gris, sin gracia. Te miras en el espejo y, más allá de que gustes mucho, poco o nada de lo que ves, tú. al igual que yo, nos quedamos con una expresión de "¿y ahora, qué?" Y la situación empeora cuando la tormenta golpea la ventana de tu vida.
Con la historia de Sem podemos cambiar la perspectiva. No es tan importante la pregunta "¿y ahora, qué?", sino llevar nuestra mirada más allá (en el tiempo y en el espacio) y pensar: "¿y mañana, qué?"
Si piensas en el futuro apenas como años terrestres, quizá no consigas ver un mañana glorioso y magnífico; pero recuerda que el tiempo de Dios es la eternidad y su espacio es el universo. No te conformes con menos.
El mañana de Dios se prolonga por la eternidad; por eso la perspectiva de Dios es tan diferente de la nuestra. A fin de ejemplificar esa distancia, la Biblia dice: "Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos" (Isa. 55:9).
Lamentablemente, estamos tan preocupados discutiendo si somos los primeros o los segundos que nos olvidamos de lo que realmente importa; perdemos la perspectiva divina para nuestras vidas con demasiada rapidez.
Ora hoy para que, aunque no consigas ver un presente de mucho brillo, Dios te dé la seguridad absoluta y total de un mañana lleno de luz en las mansiones celestiales.

[Subir]

-----------------------------

10 DE ENERO

CAM

Cam, el padre de Canaán, vio a su padre desnudo y fue a contárselo a sus hermanos, que estaban afuera. Génesis 9:22.

Un error puede marcar tu vida. Hay mucha gente que tiene una memoria de elefante para recordar cada uno de nuestros errores. Supongo que también sufrirán con su propia conciencia, martillándoles constantemente sus propias equivocaciones.
A veces, para nosotros mismos es difícil perdonarnos nuestro error. Lo recordamos constantemente, sin "ayudas extranjeras".
Frente a esta realidad, quiero mostrarte un par de elementos que me parecen interesantes, importantes y (sinceramente) vitales.
Primero. Dios tiene una memoria diferente de la nuestra. Cuando él perdona, no queda dando vueltas sobre el asunto. No aprovecha cualquier momento de "debilidad" o ninguna discusión para recordarte tu error. Ese no es el perfil del Dios bíblico. Él lanza tus pecados a lo profundo del mar... y no es buzo para ir a buscarlos.
Segundo. A quien le encanta mojarse y practicar ese deporte es al enemigo de Dios; aquel que te acusa de día y de noche. Al mismo tiempo, cuando tu conciencia te "invita" a dar una vuelta por el fondo del océano, ya sabes que la idea no vino del Cielo.
Tercero. También es un juego del enemigo de Dios el hacerte pecar, y cuando arrepentido buscas el perdón divino (que siempre está a tu disposición), te comienza a "explicar" que esta es la decimoquinta vez que estás pidiendo perdón en la semana; que no puedes ser tan atrevido de volver ante la presencia de Dios, que es santo, para presentarle -una vez más- tu necesidad de perdón. Por si te habías olvidado, además de ser el enemigo de Dios, es el padre de toda mentira.
El Dios a quien amamos nos extiende su perdón constantemente, sin límites. Si nos arrepentimos, él nos perdona. Delante de él, si mostramos el más mínimo intento de buscarlo, no hay posibilidad de quedar "marcado" negativamente.
A Dios no le importa si tu pecado es nuevo o viejo, original o repetido, consciente o inconsciente. Solo le interesa saber si tú, como pecador, estás arrepentido o no. Es más, frente a tu debilidad, él te da fuerzas para arrepentirte de verdad.
Cam vio la desnudez de su padre. Tú y yo nos equivocamos, también. Agradécele a Dios por su inmenso poder de perdonar y olvidar.

[Subir]

-----------------------------

11 DE ENERO

NIMROD

Cus fue el padre de Nimrod, conocido como el primer hombre fuerte de la tierra. Génesis 10:8.

Hay gente que nace para oponerse a Dios. Le hace la guerra todo el tiempo. Personalmente, los siento más rebeldes que aquellos que simplemente ignoran la existencia divina. Estos últimos hasta pueden sufrir un enorme vacío en sus vidas, pero siguen caminando por las calles de este mundo en su soledad, sin saber, sin entender o, incluso, sin querer tener un encuentro con Dios.
Los primeros no. Los primeros, como Nimrod, se paran en la vereda de enfrente y gritan. Desafían. Buscan herir algún corazón (tal vez el nuestro). No los puedo llamar "ateos", porque estos niegan la existencia de un Ser celestial. Los "Nimrod", tanto los antiguos como los modernos, saben que existe; en algunos casos hasta conocen la voluntad que él tiene para con ellos, pero deciden construir sus torres de Babel para llegar al cielo, desafiando abiertamente la orden divina.
Es posible que cuando te mires en el espejo no consigas verte como un constructor de torres de Babel. Pero (siempre aparece esta palabrita) ¿cuántas veces te has encontrado colocando los cimientos de alguna pequeña "choza" para guardar tu pecado? La torre de Babel es el desafío abierto, claro e irreverente a Dios. Nuestras chozas están más escondidas, no son tan claras y hasta tienen apariencia de espiritualidad... pero, en el londo, estamos en la misma situación: estamos haciendo lo que Dios dijo que no debemos hacer.
Desafiar a Dios no significa que vamos -necesariamente- a embriagamos cada fin de semana, robar un banco o matar a alguien. Lo desafiamos en cosas más "pequeñas": una mtntlra, una comida prohibida, un chismecito.
El gran problema es que las "proporciones divinas" son diferentes de las nuestras. Mientras nosotros rechazamos "proporcionalmente" a las personas por sus pecados (cuanto más grande, grave o escandaloso el pecado, más lejos queremos estar de ellos), Dios se maneja desde una óptica diferente: rechaza al pecado, sin importar lo "grande" o "pequeño" que sea, y ama al pecador. No deja de dar oportunidad de salvación eterna al constructor de torres de Babel que se arrepiente, pero no tiene ninguna opción frente al pequeño constructor de "chozas" que sigue practicando su diminuto pecado acariciado.
¿Sabes? No es cuestión de tamaños, es cuestión de hacer (o no) lo que Dios desea y manda.

[Subir]

-----------------------------

12 DE ENERO

HARÁN

Esta es la historia de Taré, el padre de Abram, Nacor y Harán. Harán fue el padre de Lot, y murió en Ur de los caldeos, su tierra natal, cuando su padre Taré aún vivía. Génesis 11:27,28.

Cuando un ser querido muere, el dolor se apodera del corazón. Sé exactamente de lo que te estoy hablando. No hace mucho, un cáncer fulminante hizo que mi padre vaya al descanso mucho antes de lo que yo imaginaba. A pesar del sentimiento de pérdida y de vacío, tengo que aceptar que la tarea de enterrar a mis antecesores es parte del proceso "natural" de la vida.
Desde la óptica de Dios, no hay nada de "natural" en la muerte. Ni de los ancianos ni de los jóvenes ni de los niños. La muerte es absolutamente antinatural. Dios nos creó para que fuésemos eternos.
De cualquier manera, en este mundo de pecado, no tenemos muchas opciones. La vida es un soplo y la muerte, una realidad que nos toca enfrentar. El texto de hoy habla de la situación más antinatural de esta realidad, que ya es antinatural de por sí: el momento en el que un padre tiene que enterrar a su hijo. Lo más cerca que pasé de esta situación con mi esposa fue haber perdido nuestro primer bebé en la novena semana de embarazo. La buena noticia es que Dios nos dará, en la mañana eterna, la posibilidad de reunimos con aquellos que perdimos. En mi caso, la oportunidad de conocer al bebé que nunca vi.
Si lees con atención tu Biblia, verás que las edades de los descendientes de Sem (Gen. 11:10-26) se van acortando considerablemente; y más, si las comparamos con las edades de Génesis 5. De los novecientos diez años de Adán, a los "apenas" seiscientos de Sem hay una enorme diferencia, que es más impactante si los comparamos con la temprana muerte de Harán, el primer hijo que tuvo que ser enterrado por su padre en la historia de este mundo.
Dios estaba allí, al lado de Taré, cuando enterró a Harán; así como estuvo al lado de mí cuando me dolió el corazón. También estará a tu lado cuando pidas unos brazos para llorar.

[Subir]

-----------------------------

13 DE ENERO

ABRAHAM

El Señor le dijo a Abram: "Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré". Génesis 12:1.

El primer paso de fe es el más complicado. Personalmente, creo que es en este episodio en la vida de Abraham que él demuestra más fe; incluso más que en el casi sacrificio de Isaac.
La fe es consecuencia del relacionamiento. Cuanto más profundo, natural y constante sea este; más profunda, natural y constante será aquella. Parece una fórmula matemática, pero es vida cristiana.
Dios le dijo a Abraham que tenía que salir de una ciudad que, según los estudiosos de la Biblia, estaba perfectamente situada para el comercio, cerca del río Eufrates. Era una ciudad en la que las excavaciones han descubierto el palacio de un rey, varios templos, algunos barrios residenciales, objetos arqueológicos de metales nobles y piedras preciosas. Ur era una gran ciudad del antiguo imperio.
¿Dejarías todo esto por una orden de Dios? Cuando Dios ordenó al héroe de la fe que sacrificara a Isaac, ya tenía una larga historia de bendiciones, milagros y cuidados divinos. En aquel momento, según dice la Biblia: Dios habló, ordenó, y Abraham obedeció. Imagina la sonrisa que se dibujó en el rostro de Dios cuando su hijo hizo caso.
No conozco tu historia. Quizá Dios te haya pedido, por su llamado, un paso enorme de fe para iniciar tu caminata rumbo a la Canaán celestial. Quizás hayas tenido que abandonar a tu familia o tu trabajo, por seguir a Cristo. De una u otra manera, me gustaría que pienses que lo que tú abandonaste, lo que yo tuve que abandonar y lo que Abraham debió dejar atrás no tiene punto de comparación con lo que Cristo dejó de lado, para venir a este mundo a fin de salvarte.
En el caso divino, no había promesas de una tierra rica en bendiciones, ni de una larga genealogía. La única promesa que Cristo tenía al dejar el cielo era que en un par de años sería rechazado, maltratado y crucificado. Sabía que su grupo de amigos más cercano lo iba a abandonar y, en soledad, tendría que morir creyendo que -quizás, algún día- un ser humano perdido en el sur del universo iba a creer en su sacrificio y entregarle la vida.
Hoy tienes la oportunidad de dibujar a Dios una sonrisa en el rostro. No la pierdas.

[Subir]

-----------------------------

14 DE ENERO

SARA

También le dijo Dios a Abraham: "A Sarai tu esposa, ya no la llamarás Sarai, sino que su nombre será Sara". Génesis 17:15.

A pesar de los milagros que Dios realizó en su vida, Sara es uno de esos personajes bíblicos tan parecido a nosotros que hasta nos hace sentir bien. Ella forma parte de aquel grupo de seres humanos que intentamos hacer las acosas como Dios manda, obedecemos algunas de sus órdenes, somos sumisos en algunas ocasiones, disfrutamos de su poder en algunos momentos; pero que nos reímos (en secreto o no tanto) en ciertas circunstancias, no creemos en sus promesas cuando nos parecen fuera de nuestro alcance, intentamos ayudarlo cuando creemos que su poder es ilimitado para todo, menos para nuestro caso.
Seguramente, como buena esposa, la influencia de Sara sobre Abraham debió de haber sido grande. Por más que ella lo acompañó en su salida de Ur, por más que compartió la mentira en Egipto, también fue ella quien lo convenció para que tomara a Agar como su esposa, a fin de conseguir tener el hijo de la promesa.
Imagino que cuando aquel pequeño milagro en forma de bebé, llamado Isaac, ocupó su antiguo seno estéril, se llenó de fe en el Señor. Una fe muy similar a la que nosotros sentimos cuando el mensaje nos toca en una Semana de Oración, o en una situación especial desde el punto de vista espiritual, que nos produce fuertes emociones.
¿Notas las semejanzas? Momentos de profunda fe. Y momentos de mentira. Una vida espiritual hecha de momentos, de "a veces". A veces muy bien, a veces no tan bien. Y a veces muy mal. Sí, Sara se parece mucho a nosotros. Quizá, lo más importante de la caminata espiritual que la vida de Sara nos enseña es que, a pesar de los altibajos, a pesar de la poca estabilidad espiritual, a pesar de todos los pesares, Dios nos mira con aquellos ojos que brillan por la luz de una suave sonrisa dibujada en los labios, y con la misma voz que hace miles de años le anunció a Abraham.
Y hoy nos dice: "Ustedes dejen de ser lo que son porque los voy a transformar en príncipes y en princesas, que serán partícipes de las mayores bendiciones, de los mayores milagros. Príncipes y princesas de un Reino de amor, con alcance eterno y celestial".

[Subir]

-----------------------------

15 DE ENERO

MELQUISEDEC

Este Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, salió al encuentro de Abraham, que regresaba de derrotar a los reyes, y lo bendijo. Hebreos 7:1.

No voy a discutir las cuestiones teológicas que envuelven (hasta con un poco de misterio) a este personaje. Su aparición sorpresiva en el libro de Génesis, su recuerdo en los Salmos y los comentarios que Pablo organiza en torno a su figura, son lo único que tenemos de él en la Biblia; a pesar de eso, los teólogos han discutido (y algunos continúan haciéndolo) sobre la naturaleza, la función y los simbolismos que este hombre tiene. Solo te invito a pensar en Melquisedec bajo dos aspectos: ser un tipo de Jesús y ser sacerdote.
El primero de los asuntos, es (o debería ser) el sueño de todo cristiano. Vivir una vida de tal naturaleza que podamos ser llamados "tipos de Señor Jesucristo". Parecemos tanto a él que podamos ser su sombra. Ser tan similares, que nos puedan llegar a confundir.
Melquisedec nos permite ser una nación de sacerdotes. No necesitamos ser hebreos ni ser hijos de Aarón. La orden de Melquisedec es universal, y nos incluye a ti a mí. No exige pruebas de sangre ni de ADN, apenas un corazón entregado en las manos de Dios, para que él realice la obra que debe hacer.
Cuando Pedro, en su Epístola, nos llama a ser un "real sacerdocio" nos está colocando en manos la mayor responsabilidad espiritual que un ser humano puede tener: representar a Cristo delante de sus semejantes.
Pensándolo así, podemos llegar a entender por qué es más fácil predicar de Cristo a los "desconocidos" con quienes nos cruzamos en el camino de la vida, que predicarlo a quienes tienen el "placer" de convivir con nosotros todos los días. Mostrar a Cristo a una persona con la que nunca tuve ningún tipo de contacto, desde un pulpito, es mucho más fácil que representarlo cada día y en cada hora a tu hijo, a tu hija, a tu mamá, a tu papá, a tu vecino, a tu amigo..
Es más fácil morir por Cristo una vez que vivir por él cada día. Ser un mártir es cuestión de minutos; ser discípulo, es cuestión de toda una vida.
Melquisidec nos posiciona para ser reales sacerdotes, con una enorme responsabilidad delante del cielo y la tierra. Pide fuerzas a Cristo, para que hoy lo representes de la mejor manera posible.

[Subir]

-----------------------------

16 DE ENERO

ISAAC

"¡De ninguna manera debes llevar a mi hijo hasta allá! - le replicó Abraham-. El Señor, el Dios del cielo, que me sacó de la casa de mi padre y de la tierra de mis familiares, y que bajo juramento me prometió dar esta tierra a mis descendientes, enviará su ángel delante de ti para que puedas traer de allá una mujer para mi hijo". Génesis 24:6-8.

Me gustaría ser un hijo como Isaac. Sin duda, pienso en el monte Moriah, en el sacrificio voluntario que aceptó ser. Definidamente, sin saber cómo Dios iba a solucionar el problema de haberse acostado sobre el altar, marca una fe al nivel de la de su padre. Yo soy de los que hubieran corrido. Y sí... hubiese sido mucho más fácil.
Para llegar a acostarte en el altar del sacrificio, debes conocer mucho al Padre que te pide el sacrificio. No sé si tu altar será el del dinero, el de las amistades o el de tu trabajo; no sé sobre qué altar Dios te está pidiendo que te sacrifiques. Pero, solamente te vas a animar a acostarte en el altar cuando conozcas a tu Padre. Antes, es sencillamente imposible.
En realidad, no sé si me gustaría ser un esposo como Isaac. Acepto que las costumbres de la época marcaban la responsabilidad de buscar las futuras esposas de los hijos sobre los padres, pero es una idea que no me termina de alegrar. Realmente, preferiría recibir la bendición de mis padres sobre una elección que yo haya realizado. Al hijo de Abraham le fue muy bien: Dios dirigió la historia, el ser humano se dejó guiar por el Omnisapiente, y el resultado fue alegría.
Siempre me llama la atención que Eliazer, el siervo, nunca mencionara -siquiera- el hecho de que la joven que Dios le iba a mostrar tenía que ser linda; ni siquiera simpática. La lista de "cualidades" iba por otros senderos. De todos modos, como Dios no nos deja a mitad camino, la elegida cumplía con los requisitos pedidos por el padre del novio al siervo, por los que el siervo le pidió a Dios; y -por añadidura- la desconocida agradó al prometido.
¡Ese es Dios! Cuando dejas que él guíe todas tus elecciones y todas tus decisiones (observa que repetí la palabra "todas"), las cosas salen mejor de lo que tú habías soñado.

[Subir]

-----------------------------

17 DE ENERO

AGAR

Cuando Dios oyó al niño sollozar, el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo y le dijo: "¿Qué te pasa, Agar? No temas, pues Dios ha escuchado los sollozos del niño". Génesis 21:17.

¿Qué culpa tuvo Agar en cuanto a la mala idea de Sara? Ella no sedujo a Abraham. Ella no le colocó ideas extrañas en la cabeza a su ama. Ella, simplemente, estaba haciendo sus tareas, como todos los días, en la casa de sus patrones y recibió una orden; absolutamente extraña, estoy de acuerdo, pero una orden que debía cumplir como todas las otras.
Imagina la situación. Se levanta, como todas las mañanas; está haciendo sus tareas como todos los días, y cuando Sara la llama -después del culto matutino que Abraham celebraba-, le pide que se siente y le dice que esa noche ella, la esclava egipcia, tenía que dormir con Abraham. Y, como esclava, tenía que obedecer.
¿Le correspondía a ella explicar a Sara y a Abraham que ese no era el mejor camino para cumplir la promesa? ¿Era ella la responsable por hacerles entender que no era la voluntad de Dios que la usaran como un "vientre de alquiler" para conseguir engendrar el hijo deseado? Las decisiones que tú tomas, normalmente, involucran a otras personas y estas sufren consecuencias, igual que tú. Incluso aquellas decisiones que la mayoría piensa que solo alcanzan a ellos, también tocan (a veces rozan, pero a veces golpean) a los otros. Ejemplo: yo fumo y no le hago mal a nadie, en el peor de los casos, a mí mismo. Falso. Si fumo, aquellas personas que tienen que "compartir" mi humo también sufren.
A pesar de los errores (propios o de los otros) que nos tocan, Dios nos cuida. Nos ofrece su protección y cuidado, aunque -desde la perspectiva humana- no lo merezcamos. En el medio del desierto de tu vida, Dios te envía un ángel para marcarte el camino que debes recorrer, te da el sustento que necesitas para que tú y tu familia lleguen al destino que él te ha marcado.
Quizá, como Agar, los errores de otros te han marcado, y por culpa de otros estés pasando por situaciones complicadas. El mensaje es claro y contundente: "Yo te cuido, y tengo un futuro promisorio para ti y tu familia, si confías en mí".

[Subir]

-----------------------------

18 DE ENERO

ISMAEL

"Estás embarazada, y darás a luz un hijo , y le pondrás por nombre Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción " . Génesis 16:11.

Si Dios escucha, como señala el significado del nombre Ismael, el niño no debería haber sido expulsado del campamento de su propio padre. Si Dios escucha, él no tendría que haber casi muerto de sed en el desierto. Si Dios escucha, él no tendría que pasar por ninguna dificultad. No podría sufrir, no podría...
No sé qué ideas cruzaban por la cabeza de Ismael cuando escuchaba su nombre, pero sí sé qué ideas cruzan por las cabezas de la mayoría de la gente del siglo XXI cuando sufren, cuando las cosas no van bien, cuando las cosas no salen como a ellos les hubiera gustado. ¿Dónde está Dios?
"¿Por qué esto me pasa a mí?" y "¿Qué hice para merecer esto?", son las típicas preguntas del ser humano (incluso de cristianos) cuando alguna situación lo incomoda. Desde el hongo en el pie hasta la muerte brutal de un ser querido, son motivos y razones para preguntarnos si Dios escucha.
En el caso de Ismael, la historia señala que sus problemas comenzaron con el nacimiento de Isaac. Hasta ese momento, él era el hijo de Abraham. Cuando "el hijo de la promesa" nace, la situación cambia radicalmente. De heredero, pasó a ser "el otro".
Ismael no pidió nacer. No tuvo culpa por nada de lo que sucedió antes de su nacimiento, pero sí es responsable por la actitud de burla que tomó para con Isaac. Definitivamente, no debió ser nada fácil ser consciente de que todo lo que había creído durante los trece años de su vida se desplomaba con la llegada de Isaac.
Dios escucha, pero no es un hada madrina que soluciona todos nuestros problemas sin importar lo que hagamos. Dios no está malcriando seres humanos arrogantes, pasándoles la mano por la cabeza a pesar de sus actitudes y acciones equivocadas. Cada uno es responsable por las actitudes que toma. Es natural que Ismael haya actuado así frente a Isaac, pero la decisión final de menospreciarlo y de tratarlo mal fue de él.
Quizás, hoy te toque sufrir alguna pérdida o tengas que cambiar, a la fuerza, algún punto de vista. Puedes contar con Dios, quien te escucha y te ama más allá de tus decisiones equivocadas.

[Subir]

-----------------------------

19 DE ENERO

LOT

Lot levantó la vista y observó que todo el valle del Jordán, hasta Zoar, era tierra de regadío, como el jardín del Señor o como la tierra de Egipto. Así era antes  de  que el Señor destruyera a Sodoma y a Gomorra . Génesis 13:10.

Los ojos de Lot se escaparon hasta Sodoma y Gomorra cuando eligió la llanura para vivir. Definitivamente, las ciudades no comenzaron a ser aquel lugar tan complicado para vivir después de la llegada de Lot; ya lo eran desde antes de su llegada, y él debió haber sabido lo que lo esperaba si entraba en ellas. Aun así, entró.
No lo hizo el primer día. No salió corriendo de la conversación con su tío y se metió en el centro de la ciudad, para "festejar" su libertad familiar. Fue un proceso largo. Un proceso que debió de haber comenzado con una posición de cuidado, de aprensión en relación con las ciudades, con sus habitantes y con sus costumbres.
Poco a poco, Lot y su familia fueron acostumbrándose a lo que era "natural y normal" entre los sodomitas, y las distancias se fueron acortando. Las barreras se fueron cayendo. Las tiendas se fueron acercando. Casi sin percibirlo, hicieron un buen negocio comprando una casa en la ciudad. ¿Para qué continuar viviendo en tiendas, como el tío viejo, si podían comprar la comodidad y el confort de la ciudad?
Nos acostumbramos al pecado de tal manera que no nos cuidamos de él. Es tan natural para nosotros, que ya no nos llama la atención. Recién cuando el pecado se transforma en tragedia, alguna fibra de nuestro corazón se sensibiliza. Lamentablemente, muchas veces es muy tarde y tenemos que pagar las consecuencias.
Lot se equivocó en la primera decisión, se equivocó en las decisiones intermedias y se equivocó en las últimas, también. Todas lo llevaron a Sodoma.
Por la conversación que Abraham tuvo con Cristo respecto de las ciudades, ni siquiera había conseguido convertir a diez personas. Lot no había conseguido convertir a su familia. Él estaba más influenciado por la ciudad de lo que él mismo sospechaba; tanto que el ángel lo tuvo que arrancar por la fuerza de la ciudad antes de que el fuego la consumiera. Difícilmente saltamos al pecado cuando lo vemos por primera vez. Por educación, principios, creencias o alguna cosa buena, lo miramos de reojo y no nos sentimos bien. El problema aparece cuando llegamos a mezclarnos tanto con él que ni siquiera lo distinguimos. Ora para estar atento hoy.

[Subir]

-----------------------------

20 DE ENERO

LAS HIJAS DE LOT

Luego, por miedo a quedarse en Zoar, Lot se fue con sus dos hijas a vivir en la región montañosa. Génesis 19:30.

La Biblia no menciona los nombres de las hijas de Lot, pero sí señala los nombres de sus hijos. Seguramente, por el significado de estos, y a fin de mostrar el origen de dos pueblos que complicaron la existencia del pueblo de Israel durante muchos años.
Pero, hay tres aspectos que llaman la atención en las líneas que Moisés les dedica a las dos sobrinas de Abraham. Vivían en Sodoma y Gomorra junto con sus padres. Sin duda, algún contacto con su tío debieron haber tenido, pero la Biblia no se detiene a hablar de esos posibles encuentros. Lo cierto es que, en medio de la decadencia moral que reinaba absoluta en las ciudades, no sé si por influencia del tío, del padre o de las circunstancias, las hijas de Lot se mantuvieron vírgenes.
Cuando los ángeles son buscados por los hombres de la ciudad para violentarlos, Lot defiende a sus desconocidos invitados, ofreciéndole a la enloquecida turba a sus dos hijas vírgenes, para que el grupo se complaciera.
Discúlpame si opinas diferente, pero para mí es el punto más bajo al que Lot cayó en su vida. Nada se compara con la actitud cobarde y vil que este ¿padre? toma. Es otra cultura.
Es otra realidad. Es otro tiempo. Pero soy padre de dos hijas, y la posición de Lot me parece inadmisible en toda circunstancia, tiempo y cultura. Sin embargo, estas jóvenes tienen novios (Gen. 19:12-14). En el contexto social en el que estas jóvenes se movían, me pregunto cómo tenían novios sodomitas y eran vírgenes. Difícil.
No voy a decir imposible, porque la Biblia dice que lo eran (en las palabras de su padre, quizás era el último en enterarse).
Finalmente, el tercer aspecto que me llama la atención es la decisión que toman de emborrachar a su padre para cometer incesto con él. Nuevamente pido perdón, pero no me parece que sea una idea que surge de una joven virgen. Quizás el cuerpo de las hijas de Lot haya sido virgen, pero la mente haya estado absolutamente contaminada.
Por este tipo de situaciones es que Cristo, en el Sermón del Monte, explica que el pecado nace en el corazón. Cristo no se confunde con lo que tus manos hacen o dejan de hacer: él conoce tu corazón.
[Subir]

-----------------------------

21 DE ENERO

REBECA

Aún no había terminado de orar cuando vio que se acercaba Rebeca, con su cántaro al hombro. Rebeca era hija de Betuel, que a su vez era hijo de Milca y Nacor, el hermano de Abraham. Génesis 24:15.

La historia se repite. Isaac sigue los moldes de su padre. Eso es muy bueno en varios aspectos, todos ellos muy positivos; pero también lo continúa en los otros. Así como Sara, Rebeca era linda. Hablando de ella, la Biblia lo dice claramente: "La joven era muy hermosa..." (Gen. 24:16); razón por la cual también Isaac va a mentir para salvar su vida, como lo había hecho su padre unas décadas antes (Gen. 26:7).
Así como Sara, Rebeca era estéril (Gen. 25:21). y fue madre gracias a la intervención divina. En el caso de Abraham, con el nacimiento en su vejez de Isaac; en el caso del heredero, luego de una oración explícita y directamente por el caso, y que tuvo como resultado el nacimiento de Esaú y de Jacob.
Rebeca sí se anima a romper amarras con su familia y a partir a una aventura que comienza con algunos camellos llenos de regalos, pero que ella no sabía (ni soñaba) cómo podría terminar. No debió haber sido tan simple, pero ella se animó a hacerlo.
Romper el círculo de vida impuesto en la familia no es fácil. Los horizontes que nuestros padres nos muestran son los que nos acostumbramos a ver. Dios tiene una solución para cada uno de nuestros problemas. También para esta tela de araña en la que se transforman las influencias familiares.
No conozco tu historia. Pero sí conozco al Dios de la historia, y te puedo asegurar que por más difícil que sea tu pasado, por más complicado que se muestre tu presente y por más oscuro que veas tu futuro, él te cuidará.
No importa cuál es tu punto de partida, te puedo asegurar cuál es la línea de llegada que el Señor soñó para ti. Tiene puertas que son piedras preciosas. Tiene calles de oro. Tiene un mar de cristal. Tiene el árbol de la vida justo en el centro de la ciudad. Pero, mejor que todo eso, en el sueño de Dios estás tú, recibiendo su abrazo cariñoso y diciéndote: "Hijo, llegaste a casa".
No importa cuan extraña te parezca la situación: si Dios te pide que rompas los lazos familiares, de amistad o laborales, hazlo. Él tiene algo mucho mejor para ti.

[Subir]

-----------------------------

22 DE ENERO

ESAÚ

Isaac quería más a Esaú, porque le gustaba comer de lo que él cazaba; pero Rebeca quería más a Jacob. Génesis 25:28.

Cuando pienso en Esaú, pienso en un plato de lentejas. En mi caso, no vendería ni un lápiz usado por lentejas. Mi esposa tampoco, porque le son indigestas. Esaú es el que rompe los moldes de su tranquilo y pacífico padre. Le gusta el campo. Caza. Se anima a ir más allá de los límites del campamento. Es temerario y valiente. Su padre lo ama.
Este perfil, tan diferente del de su hermano gemelo, lo hace centrarse en las cosas terrenales, presentes, inmediatas. No tiene tiempo ni ánimo para pensar en cosas que vayan más allá de su apetito presente, de su premio perdido en aquel instante, de su inmediatez. Si Esaú no hubiera estado tan cansado, con tanto hambre, no hubiera vendido su primogenitura por tan poco. Habría negociado mejor.
Las cosas divinas están mucho más allá de un plato de lentejas que te sacien el hambre del momento. Para disfrutarlas, necesitas dedicar tiempo para pensar en ellas. Poder pensar y tener tiempo son dos elementos que no aparecen entre las características más sobresalientes de Esaú, ni de la posmoderna sociedad de hoy. Solemos correr por las calles de esta vida intentando cazar nuestra próxima presa, y vendiendo, por platos de lentejas lo realmente importante.
Las lentejas del sexo fácil sacian tu hambre de placer inmediato. No necesitas compromiso, no necesitas estar casado. Solo necesitas un poco de satisfacción. Las lentejas de la mentira sacian tu hambre de poder. No importa quién caiga en el proceso de tu ascensión. Y, a veces, el cargo vale tan poco. Las lentejas de la jactancia sacian tu hambre de popularidad. No importa si es verdad, importa que a "ellos" les guste.
Tal como Esaú, somos profanos, por más que estamos rodeados de situaciones que nos ayudarían a no serlo. El campamento de Isaac era una proyección del que había gobernado su padre durante más de un siglo: cultos, sacrificios, ceremonias... la presencia de la religión (de la iglesia) en todo momento.
Pero no tenemos tiempo para eso. Cumplimos con los compromisos religiosos mirando el reloj y pensando en la próxima c a z a . Escuchamos el sermón pensando en la salida de esa noche. L a religión de formas no salva a nadie. Esaú vende su primogenitura porque no le interesa; porque quiere algo, y lo quiere aquí y ahora. ¿Qué estás vendiendo por lentejas? Recuerda: pueden ser indigestas.

[Subir]

-----------------------------

23 DE ENERO

JACOB

En el sueño, el Señor estaba de pie junto a él y le decía: "Yo soy el Señor, el Dios de tu abuelo Abraham y de tu padre Isaac. A ti y a tu descendencia les daré la tierra sobre la que estás acostado". Génesis 28:13.

El Dios de tu padre. El Dios de tu abuelo. El Dios de tu familia, de tu pastor, de tu profesor, de tu vecino. Si Dios no es tu Dios, no sirve de nada. No son las tradiciones familiares las que te salvan. No son las historias de milagros en la vida de tus antepasados los que te dan un pasaporte a la eternidad. No son las credenciales de tu hermano que te abren las puertas de la santa Jerusalén. O Dios es tu Dios o no tienes salvación.
Jacob se acostó a dormir con miedo. En la situación en la que se encontraba, lo último que esperaba era tener una visión divina, pero Dios no está muy interesado en tu preparación previa para encontrarte: él te quiere como estás, donde estás. Si estás en el desierto de tu vida, durmiendo con una piedra como almohada, huyendo de tu propio hermano y con miedo de lo que te pueda llegar a ocurrir, definitivamente no es el mejor momento para un encuentro. Te olvidaste de vestir tu traje sabático, tu camisa y tu corbata de santidad. Sin embargo, Dios está desesperado por salvarte, por mostrarte su amor, por llevarte a casa. Te busca, te encuentra, te habla... Solo lo hace si tú lo dejas.
El miedo de Jacob se transforma en una sensación extraña. Él conocía al hombre de la punta de la escalera. Había escuchado a su padre y a su abuelo hablar de él de una manera, en un tono y con una familiaridad que para él eran extrañas. Era el Dios de ellos, no el suyo. Dios no se conforma con ser tu Dios familiar. Él no quiere un lugar en tus recuerdos, junto al de los seres queridos que respetas aunque no los conoces. Él quiere que lo conozcas, que lo aceptes y, después, que lo ames. Nunca es al revés.
Jacob comienza a ser transformado aquella noche en el desierto. Él se anima a negociar con Dios. "Si me das lo que necesito, yo te doy mi corazón". No es perfecto, pero sí suficiente.
Dios se lo aceptó, y lo fue moldeando hasta que llegó a ser el príncipe que luchó con Dios y con los hombres, y venció. Contigo puede hacer lo mismo.

[Subir]

-----------------------------

24 DE ENERO

RAQUEL

Pero Raquel, luego de tomar los ídolos y esconderlos bajo la montura del camello, se sentó sobre ellos. Labán los buscó por toda la carpa, pero no los encontró. Génesis 31:34.

La cadena de mujeres interesantes en la familia de Abraham crece. Sara, con su belleza y esterilidad, marca el inicio de una cadena que continúa con Rebeca. Linda y también estéril, acompañará al buen Isaac en el recorrido de sus vidas, hasta que muere sin volver a ver a su amado hijo Jacob. Este, sin tener el carácter ni la espiritualidad de su padre ni de su abuelo, recibe un poco de su propio veneno cuando recibe a Lea como esposa. Finalmente, consigue casarse con Raquel. Linda (por lo menos para Jacob, quien la prefería antes que a Lea) y estéril también.
Generación tras generación, algunos rasgos muy fuertes se mantienen, mientras que otros van creciendo o disminuyendo. Las mujeres elegidas como esposas se parecen mucho entre ellas en varios detalles, por ejemplo, la belleza. A pesar de esto, creo que la espiritualidad y la dependencia de Dios que Sara y, principalmente, Rebeca mostraron no son virtudes sobresalientes en Raquel.
Igual que Sara, entrega una sierva a su marido para que tenga hijos. Igual que Rebeca, prefiere a su marido (Rebeca, sin conocerlo; Raquel, conociéndolo) antes que quedar en la casa de su padre.
Justamente en el momento de esta decisión, Raquel toma los ídolos familiares de su padre; quien retornando del campo, saldrá tras su yerno para recuperarlos.
Los comentadores se dividen en cuanto a las razones por las que Raquel robó los ídolos, y por las que Labán estaba tan ansioso por recuperarlos. Algunos dicen que los ídolos eran amuletos de protección para las personas que los tenían.
Otros dicen que estos pequeños ídolos eran una especie de escrituras de los terrenos que pertenecían a la familia. Este motivo, pensando en lo ganancioso que era Labán, es más "lógico". Y, simultáneamente, se entendería que Raquel los robó porque en su debido tiempo se los podría entregar a su marido.
No importa demasiado el motivo del robo, pero hay algunas cosas que Raquel nos enseña. Ella confiaba más en los ídolos familiares que en el Dios de la familia de su esposo. Tú decides en qué vas a poner tu confianza. Y normalmente tienes dos opciones: los pequeños ídolos familiares o el gran Dios de los cielos y de la tierra. Tú eliges.

[Subir]

-----------------------------

25 DE ENERO

RUBÉN

Entonces habló Rubén: "Yo les advertí que no le hicieran daño al muchacho, pero no me hicieron caso. ¡Ahora tenemos que pagar el precio de su sangre!". Génesis 42:22.

Hacer las cosas bien es más difícil que no hacer las cosas mal. Cuando el grupo presiona, la situación apremia, la mayoría no apoya; cuando los principios y las creencias están en juego; cuando en tu pensamiento más íntimo piensas diferente, hay que ser valiente para animarse a hacer lo correcto. Rubén no estaba feliz con los sueños de José. Mucho menos con las interpretaciones. Tampoco le causaba ninguna gracia que Jacob -sin ningún tipo de disimulo- lo amase más que a todos. Le molestaba tanto o más que al resto de sus hermanos la túnica de colores que José usaba. Pero, no lo quería matar; con un susto era suficiente. Quizás así aprendiera.
Por haber profanado la cama de su padre (1 Crón. 5:1), él ya había perdido su primogenitura, pero Jacob no se la había dado a nadie. El candidato natural era Judá; pero el candidato del corazón paterno era José: una razón más para matarlo. Pero Rubén no se anima, y sugiere la idea de arrojarlo en un pozo.
Hacer lo correcto hubiera sido respetar la vida y la integridad del hermano menor, incluso defenderlo. Pero, la presión era mucha. No se animó. Solamente no hizo lo peor. No fue suficiente, como ocurre en la mayoría de las veces.
Hoy tendrás la chance de tomar decisiones correctas, buenas y positivas o decisiones no tan malas, no tan negativas, no tan erradas. Quizá no vayas a defender a quien lo merece, pero tampoco lo vas a matar; lo vas a arrojar a un pozo. Las intenciones hasta pueden ser buenas y correctas, pero las buenas intenciones no solucionan problemas por sí mismas.
Los ismaelitas continúan caminando por el desierto de este mundo comprando esclavos. Cuidado. No vaya a ser que quien querías defender en silencio, en secreto, cuando llegues para hacerlo ya esté a varios cientos de kilómetros de distancia, recorriendo el camino hacia la esclavitud.

[Subir]

-----------------------------

26 DE ENERO

JUDÁ

"Tú, Judá, serás alabado por tus hermanos; dominarás a tus enemigos, y tus propios hermanos se inclinarán ante ti". Génesis 49:8.

Es el cuarto hijo de Jacob con Lea, pero es quien recibe las primeras bendiciones de Jacob. Solo José será más encumbrado. Pensándolo desde la biografía, es difícil entender por qué Judá merece tantas bendiciones.
Es un hombre como cualquiera. Él tiene la idea de vender a José. Se separa de sus hermanos. Se casa con una mujer que no es de su pueblo. Se acuesta con rameras. No cumple, naturalmente, con sus promesas; lo hace solo cuando es obligado. No, no es un hombre cualquiera; es "un poco peor" que un hombre cualquiera. Pero Jacob, en un momento de inspiración, lo bendice. La bendición que recibe fue -sin lugar a dudas- dirigida por Dios, puesto que Cristo nacerá de esta tribu. Será tanta la fuerza de la gente de Judá que ellos - casi - solos serán el "reino del sur", cuando las tribus se dividieran.
Hasta hoy llamamos a los descendientes de Israel como judíos, designación que deriva de Judá. ¿No te parecen demasiados honores para una persona como Judá? A veces, los caminos de Dios son difíciles de entender. Aquellos que nosotros pensamos que lo merecen, no reciben nada. Aquellos que, desde nuestro punto de vista, deberían ser piadosamente olvidados, son encumbrados.
Recuerda que el encuentro de Esteban con el apóstol Pablo no será la única sorpresa que habrá en el cielo. Hay algo en la vida de Judá que Dios quiere que tengamos.

[Subir]

-----------------------------

27 DE ENERO

LEVl

Luego quedó embarazada de nuevo y dio a luz un tercer hijo, al que llamó Leví, porque dijo: "Ahora sí me amará mi esposo, porque le he dado tres hijos". Génesis 29:34.

Jacob no le dio la primogenitura a Leví porque, desde su punto de vista, era extremadamente violento, igual que Simeón. En razón de este rasgo de carácter, el patriarca - en el momento de las bendiciones finales- no solo no le da la primogenitura a este hijo, sino también profetiza que será dispersado por Israel.
Proféticamente, Leví está destinado a no tener un lugar. Los descendientes de este hijo de Jacob realmente no recibirán heredad; apenas un puñado de ciudades en las que compartirán su realidad con todos sus hermanos.
Lo interesante es que, al llegar a esa dispersión, la tribu de Leví demostró ser la única que se mueve por principios en su vida religiosa. No importaba si Moisés ya llevaba cuarenta días en el monte, no importaba si el resto del pueblo quería ir detrás de "otros dioses", la tribu no dobló su rodilla delante del becerro. Y Dios los separa, para que sean sus sacerdotes. Dios cumple sus profecías, pero no marca a sus hijos. La profecía era dispersar a los levitas. Y los dispersó. Pero, no los marcó como una tribu descendiente de un ser humano violento, sino que todos los que observaban a los levitas pensaban en su sacerdocio y en su lealtad al Señor.
Hace muchos años, escuché la historia de dos hombres que fueron encontrados robando ovejas. En el contexto social en el que se desarrollaba la historia, debían recibir un severo castigo físico. De ese modo, nunca olvidarían su acción.
La solución más indeleble que encontraron fue marcarlos, como al ganado, con los dos términos que los definirían de allí hasta la tumba: ladrones de ovejas. En inglés es sheep thief. Las iniciales de las palabras (ST) en la frente de cada uno, más allá de la cicatriz y del dolor, los marcaban.
Uno de los muchachos no soportó la situación, y se quitó la vida. El otro entendió su error y vivió intentando ayudar a todos con quienes se cruzaba en el camino de su vida. El tiempo pasó, y aquel muchacho se hizo abuelo. Una mañana, mientras caminaba por las polvorientas callejuelas del pueblo donde vivía, dos niños jugaban delante de él. Uno de los niños le preguntó al otro:
-¿Sabes qué significan esas letras en la frente del abuelo? -No; pero debe de ser algo así como "santo".

[Subir]

-----------------------------

28 DE ENERO

SIMEÓN

Lea volvió a quedar embarazada y dio a luz otro hijo, al que llamó Simeón, porque dijo: "Llegó a oídos del Señor que no soy amada, y por eso me dio también este hijo". Génesis 29:33.

Es el segundo hijo de Lea. Es el hermano de Rubén, primogénito de Jacob. Leví es su compañero inseparable; lo mismo que Dina, la hija deshonrada de Jacob. En el momento final de la vida del patriarca, en el momento de dar la primogenitura, Jacob le niega el privilegio a este hijo, en el mismo discurso en el que se lo niega a Leví por su violencia. Cumpliéndose la profecía del padre y como consecuencia de esta no-bendición, ni Leví ni Simeón tuvieron un territorio definido entre sus hermanos en el pueblo de Israel.
La violencia de estos dos hijos de Jacob (aunque algunos comentadores señalan que en el ataque a Siquem participaron todos los hermanos) está condimentada con fiereza, mentira, engaño y una crueldad extrema. Increíble.
Dina es violada por un príncipe de una tribu vecina. Más allá del posterior pedido de casamiento, más allá de las negociaciones y las mutuas promesas de apoyo y los favores, más allá de que es Hamor, el padre de Siquem, quien busca a Jacob para intentar arreglar la situación, lo único que queda en la mente de Simeón es el hecho de que aquel hombre deshonró a su hermana.
Siquem cumple su parte en el trato. A los tres días, los hijos de Jacob atacan a una ciudad desprevenida, matan a todos y roban todo lo que consiguen.
No voy a defender a Siquem: se comportó terriblemente mal (recuerda, soy padre de dos hijas...), pero por lo que la Biblia nos dice, desde su perspectiva de vida se arrepintió y buscó arreglar la situación.
Sin necesidad de demostrar tanta violencia, muchas veces nos comportamos como Simeón. Más allá de todo lo que pueda suceder después de una ofensa, más allá de las promesas y los perdones que demos, lo único en lo que conseguimos pensar es en nuestra venganza. Nuestro perdón es pequeño, mezquino y mentiroso. Nuestra promesa de reatar vínculos queda en el vacío, porque nuestro corazón ya está lleno de odio, de rencor, de enemistad; por más que nuestras palabras digan lo contrario.
¿Necesitas perdonar de verdad? Hoy es el día.

[Subir]

-----------------------------

29 DE ENERO

ZABULÓN

"Zabulón vivirá a la orilla del mar; será puerto seguro para las naves, y sus fronteras llegarán hasta Sidón". Génesis 49:13.

La profecía de Jacob en relación con su sexto hijo lo señala como un favorecido, desde el punto de vista económico. El hecho de habitar a la orilla del mar y ser puerto seguro, coloca a Zabulón en una posición ventajosa, porque por más que su territorio no sea extenso, la cantidad de gente que debería pasar por él era enorme. En ese contexto, la posibilidad de enriquecerse a través del intercambio comercial era grande.
¿Es pecado ser rico? No. El pecado está en colocar tu confianza en tu cuenta bancaria, y no en Dios. Pero la situación no es apenas tan simple. ¿Quién es rico? ¿Aquel que tiene una cuenta bancaria con varios ceros detrás, o aquel que puede comer cada día? ¿Cuántos autos debo tener en el garaje para considerarme rico? Todo dependerá de la comparación que quieras realizar.
Solo para que tengas una idea comparativa. ¿Tienes auto? No importa la marca, el modelo ni el año. Se calcula que hay "apenas" 12 millones de autos circulando en un país con 40 millones de habitantes. ¿Comes todos los días? Hay 13.700 niños que se mueren de hambre por día.
Si el dinero no es suficiente como para que nos escondamos detrás de él, hay otros elementos que podemos usar como trinchera para ocultarnos, y no comprometernos con nuestro deber y nuestra responsabilidad; incluso elementos espirituales. Tu hermano te pide pan y tu respuesta es "oraré por ti". Tu hermano te pide abrigo y tu respuesta es "Que Dios te acompañe". ¡No! Tienes que acompañar, abrazar, abrigar.
En el caso de los hijos de Zabulón, las riquezas no fueron una fortaleza para que se escondieran detrás de ellas. Por el contrario, cuando el pueblo de Israel los necesitaba, ellos se presentaban en números considerables para colaborar con la nación. No eran de aquellos que cuando se los necesita para batallar solo envían armas y municiones (cuando sobra dinero, comprar es más fácil). En la época del rey David, la Biblia cuenta que "de Zabulón había cincuenta mil que salieron con el ejército, que podían ponerse en orden de batalla con toda clase de armas de guerra y que ayudaron a David sin doblez de corazón" (1 Crón. 12:33).
¿Sabes? Dios no está interesado en tu cuenta bancaria. Él quiere tu corazón.

[Subir]

-----------------------------

30 DE ENERO

JOSÉ

Israel amaba a José más que a sus otros hijos, porque lo había tenido en su vejez. Por eso mandó que le confeccionaran una túnica especial de mangas largas. Génesis 37:3.

Quiero que quede claro, antes que nada, que José es uno de mis héroes bíblicos favoritos. Sin embargo, hay algunos detalles aceca de los cuales me gustaría meditar contigo.
José era el favorito de su padre, pero no de sus hermanos; eso estaba claro para todo el mundo. A pesar de esto, ni su padre ni José hicieron nada para amenizar la situación.
No hay ningún pecado en tener o en haber ganado por mérito propio el apoyo, la consideración, el respeto o -en este caso- el amor de otro. Pero, aquel consejo de "estar en paz con todo el mundo" me parece que incluye el no forzar la situación, no complicar -más de lo que ya está- el ambiente, y no profundizar las diferencias que surgen en una situación así. Ni José ni Jacob tuvieron la prudencia de intentar administrar los celos -que luego se convirtieron en odio- de los hermanos.
Una túnica de colores no es una buena manera de amenizar una situación tensa. Pedir al hijo que vaya a vigilar a sus hermanos y le trajera las informaciones, no es la mejor manera de intentar ayudar a ecualizar los sonidos desafinados que surgían en aquella sinfonía familiar. Contar en fuerte y viva voz, dejando en claro en la mente de todos los oyentes, un par de sueños que lo colocaban como la cabeza del clan, tampoco es una buena estrategia para apaciguar las relaciones.
No creo que mentir sea la solución para nada, pero no leo en ningún lugar de la Biblia la sugerencia de decir en alta voz todo lo que pasa por nuestra mente. Sin duda alguna, Dios utilizó el camino que José trazó para llevar adelante su maravilloso plan de salvación para la familia de Jacob. Pero me parece que enfrentando las diferentes situaciones de otra manera, José (y el mismo Jacob) hubiera(n) sufrido menos.
Hoy enfrentarás un nuevo día con gente que te ama, como Jacob a José; o con gente que no te ama tanto, como los hermanos a José. En cualquiera de las situaciones, creo que sería prudente y válido si recordaras que "...manzanas de oro en engastes de plata es la palabra dicha como conviene" (Prov. 25:11).

[Subir]

-----------------------------

31 DE ENERO

BENJAMIN

"¡Que el Dios Todopoderoso permita que ese hombre les tenga compasión y deje libre a su otro hermano, y además vuelvan con Benjamín! En cuanto a mí, si he de perder a mis hijos, ¡qué le voy a hacer! ¡Los perderé!". Génesis 43:14.

¿Quién o qué es tu "Benjamín"? Obviamente, no estoy preguntando por tu hijo o hermano menor, porque la respuesta puede ser: "no tengo". Estoy hablando de algo más profundo, más íntimo, más cercano a aquel rinconcito de tu corazón que reservas exclusivamente para gente muy especial.
¿Quién es tu Benjamín? Jacob estaba dispuesto a pasar hambre, quizás hasta a morir, con tal de no dejar ir a su último hijo. Discutió, renegó, buscó alternativas. Recién aceptó dejar ir a su Benjamín cuando no tuvo más opciones, y después de recibir todas las promesas que podría llegar a imaginar de parte de sus hijos mayores.
¿Quién es tu Benjamín? ¿Qué es o quién es aquel (o aquello) de lo que te es tan difícil desprenderte, deshacerte? En el caso de Jacob, las razones eran simples y claras. Último hijo, el hijo de su vejez, el último hijo que le dio su amada Raquel, el hijo que quedó en sus brazos cuando Raquel murió, el hijo que ocupaba el lugar del hijo amado que había perdido (según él), asesinado por una fiera del desierto.
¿Acaso Jesús es nuestro Benjamín? ¿Qué cambiaría en tu vida y en la mía si Cristo lo fuera? ¿Qué diferencia habría en nuestras vidas si quisiéramos y defendiéramos a Cristo a nuestro lado, como Jacob defendió a su hijo menor? ¿Qué otros elementos se verían modificados en nuestra perspectiva, si el Hijo de Dios fuese lo más importante, lo más querido, lo más protegido, lo más cuidado en nuestra vida?
Quizá la gran pregunta, aquella que no quiere callar, es: ¿Por qué Cristo no lo es? ¿Qué es o quién es lo que (o el que) ocupa ese lugar tan especial en nuestra vida?
La gran cuestión de nuestra vida es que, en el orden de las palabras, en nuestro discurso (por lo menos, los días de culto), afirmamos que Cristo es lo más importante. Nuestras acciones, muchas veces -lamentablemente-, gritan lo contrario. Tantas y tantas cosas nos son más importantes que Jesús.
En serio. Piensa, y reflexiona con tu mente y con tu corazón. ¿Quién es tu Benjamín?

[Subir]

-----------------------------

01 DE FEBRERO

JOCABED

Y la hija de faraón le dijo: "Llévate a este niño y críamelo. Yo te pagaré por hacerlo". Fue así como la madre del niño se lo llevó y lo crió. Éxodo 2:9.

Ser padre en aquel momento de la historia no era fácil. Tampoco lo es hoy. Los motivos y las dificultades son diferentes. No obstante, no es fácil ser padre. Jocabed tuvo el privilegio y la oportunidad de recibir un salario por el trabajo de educar a su hijo, que no debería haber nacido. Según las leyes del reino, los hijos de los israelitas no debían nacer. Jocabed tuvo suficiente coraje como para enfrentar al mayor imperio de la época, por la vida de su hijo. Y la lucha no fue fácil.
Ella lo esconde por tres meses. Cuando no consigue ocultarlo más, ella toma una cesta, le pasa asfalto y brea, pone al niño en ella, la coloca entre los juncos de la orilla y ora. La Biblia no lo dice, pero no tengo dudas. Ora por el hijo, pidiendo protección y cuidado para él; pidiendo una solución para el problema que va a enfrentar. El río Nilo podía llegar a ser peligroso.
Todo lo que humanamente puede hacer para salvar la vida de su hijo (sin saber el plan que Dios tenía para él), ella lo hace. No porque pensaba que podría ser el libertador de Israel, sino porque era su hijo, su pequeño hijo.
¿Qué estás dispuesto a hacer por tu hijo? Por más que no sepas cuál es el futuro que le espera y -desde la visión actual- lo mejor que le puede suceder es vivir como esclavo hasta el último día de su vida.
¿Cuánto tiempo estás dispuesto a predicar a tu familia? ¿Soportarías, como Noé, ciento veinte años de burlas para salvar "apenas" a tus hijos? ¿Te arriesgarías a las críticas y a los comentarios de los otros, por abrazar a tu hijo que acaba de cometer un error grave?
El discurso "normal" es que digamos: "Sí, claro. ¿Cómo no?". La realidad marca que muchos padres y muchas madres están tan ocupados en sus trabajos esclavos que se olvidan de cuidar a sus hijos, de hacerles las "cestas" que ellos necesitan, de protegerlos contra las ondas de los ríos de esta vida, que los van a amenazar.
¿Hasta dónde llega tu compromiso con tus seres queridos? Recuerda, el río puede ser peligroso.

[Subir]

-----------------------------

02 DE FEBRERO

MOISÉS

Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Hebreos 11:24-26.

No sé qué estás dispuesto a dejar, abandonar o hacer por Cristo. Abraham dejó una ciudad que, en la época, era próspera y moderna. Moisés, el palacio del mayor imperio del mundo en el momento. Cristo, el cielo. ¿Y tú? Cuando lo que Dios nos pide que dejemos viene al encuentro de lo que nosotros queremos dejar, la situación es tranquila y fácil.
Se complica cuando, a veces, Dios nos pide que abandonemos personas que nosotros amamos, lugares en los que nos sentimos cómodos, actividades que nos dan placer, cosas que son importantes para nosotros. Por una u otra razón, los pedidos de Dios son difíciles de satisfaacer y complicados de llevar a cabo.
De cualquier forma, lo que Dios te propone a cambio siempre es mejor. A Noé le pidió que deje sus cosas y entre en un barco. Le dio, a cambio, un mundo; quizá no tan bonito como el que conocía, pero el mundo entero. A Moisés le pidió que dejara el palacio. Le dio, a cambio, un paraíso. La misma oferta te la hace a ti hoy. No sé qué es lo que te pide, sé qué es lo que te ofrece: la salvación.
Es como que un multimillonario te ofreciera una mansión, una cuenta bancaria con ceros al final y ropas de marca por tus trapos de inmundicia. Por tu nada, él te ofrece todo. Lo absurdo de la historia es que nosotros -pequeños pordioseros espirituales- nos aferramos de nuestros harapos. No los queremos abandonar. Nos parecen importantes.
La llave de la elección de Moisés fue que él tenía los ojos puestos en la recompensa. Creo que ahí está el gran secreto de su éxito... y de nuestro fracaso. Tenemos los ojos puestos tan abajo, tan en nuestro ombligo, tan en el hoy que no conseguimos ver la recompensa. Asi, perdemos la proporción y la perspectiva.
La propuesta divina continúa siendo la misma que hiciera a Moisés. Espero que nuestra rospuesta sea la misma que la de él.

[Subir]

-----------------------------

03 DE FEBRERO

AARÓN

Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, fueron a reunirse con Aarón y le dijeron: "Tienes que hacernos dioses que marchen al frente de nosotros, porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué pudo haberle pasado!". Éxodo 32:1.

Aarón es llamado por Dios, junto con su hermano Moisés, para que sea su boca, su voz, su profeta. Más adelante en la historia, Aarón es separado del pueblo para que sea el primer sumo sacerdote. Su autoridad es confirmada de una manera milagrosa delante de todo el pueblo. Pero .cuando cae, cae bajo.
Cuando un líder cae, el golpe se escucha más fuerte y duele más que cuando quien cae es uno de los liderados. ¿Cuál es el secreto para no caerse? Estar arrodillado y abrazado a Cristo. Creo que podemos extraer algunas interesantes lecciones de este mismo relato bíblico.
Primera lección. La presión del pueblo es grande. La presión que ejercemos sobre nuestros dirigentes es grande. A veces me pregunto para qué presionamos tanto. Si la misma fuerza que usamos para presionarlos la usáramos para orar por ellos, la realidad de nuestra iglesia -creo sinceramente- sería diferente; y diferente para mejor. Como Moisés no baja del monte, el pueblo no sabe qué es lo que realmente sucede, y saca algunas conclusiones: Moisés puede haber muerto; vamos a olvidarnos de él. Vamos a olvidarnos de un caudillo que no vemos. ¡Qué vista y qué memoria tan cortas tiene el pueblo!
También piensan: el Dios que estaba en el monte y que tantos sentimientos había producido un par de semanas antes, aquel que había abierto el Mar Rojo y los estaba guiando -hasta ese momento- con la nube y la columna de fuego, ahora era un elemento extraño, que no causaba ningún tipo de emoción. Necesitaban algo más "tangible". ¿Más tangible que la sombra que los protegía y la luz que los iluminaba?
Segunda conclusión: Moisés fue "el hombre que nos sacó de Egipto". Ni Dios, ni milagro ni nada. Moisés, apenas un hombre: él nos sacó. El pueblo tiene poder para presionar y hacer caer a un dirigente. Recuerda: tú formas parte del pueblo, usa tu fuerza y tu energía de un modo positivo. No es momento para pedir becerros.

[Subir]

-----------------------------

04 DE FEBRERO

MARÍA

Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas. Éxodo 15:20 (RV60).

La hermana mayor de Moisés aparece en la Biblia como la jovencita inteligente, valiente, rápida de pensamiento y acción, que está cuidando de su hermano (cuando era un' bebéwinking y le presenta a la princesa egipcia la idea de la nodriza hebrea. El texto de hoy relata su segunda aparición importante en la Biblia. Dios acaba de mostrar su enorme poder abriendo el Mar Rojo y destruyendo al mayor ejército de la tierra, y María guía musicalmente a las mujeres en su adoración.
Lamentablemente, la Biblia también nos presenta el capítulo 12 de Números. "María y Aarón empezaron a hablar mal de Moisés, porque éste se había casado con una mujer etíope" (Núm. 12:1, DHH).
Llama la atención que el relato bíblico la mencione primero, pues en el resto de los pasajes en los que son mencionados (incluso en el mismo capítulo), siempre Aarón ocupa eI primer lugar. Quizás este detalle nos revele que fue ella quien incentivó la crítica. Moisés se había casado un buen tiempo antes; no fue por el casamiento que María y Aarón lo criticaron. Me parece que aquella idea de racismo que se teje por detrás de la crítica no es suficiente.
Una vez leí una idea que planteaba como motivo de estas murmuraciones familiares el hecho de que tanto María como Aarón habían perdido "poder" delante del pueblo por la presencia de la familia de Moisés.
La Biblia dice que Jetro le planteó una nueva estructura administrativa; que Moisés aceptó Y pusoen funcionamiento rápidamente. No me parece descabellado pensar que Jetro habló a su yerno motivado por algún comentario que su hija le hubiese hecho. Salir de la comodidad de la casa paterna para ir al desierto y no poder contar con su marido durante todo el día, según parecía, ningún día de la semana, me parece que era demasiado para Sófora, quien debió de haber pensando la forma para liberar a su esposo de algunas de sus actividades.
La creación de los jueces consiguió este objetivo. Pero, María y Aarón quedaron relegados. Apenas una idea-, una hipótesis; pero que nos acerca a uno de nuestros mayores problemas como seres humanos. No nos gusta ser segundos. Queremos nuestro "primer lugar" y, una vez que lo ocupamos, salir de él nos cuesta mucho. A veces, demasiado.

[Subir]

-----------------------------

05 DE FEBRERO

FARAÓN

Pero el faraón contestó: ¿Y quién es "el Señor", para que yo le obedezca y deje ir a los israelitas? Ni conozco al Señor, ni tampoco voy a dejar ir a los israelitas. Éxodo 5:2.

El pecado nos hace ser testarudos. Estamos frente a frente con Dios, sabemos que nos está hablando, que nos está buscando y que nos quiere abrazar. Pero nos damos vuelta, miramos hacia otro lado y seguimos haciendo lo que nos d a la gana, aunque sepamos que vamos a terminar mal.
El faraón, un "modelo de cabeza dura", murió creyendo que valía la pena enfrentar al Dios de Israel, quien le había demostrado desde la primera conversación - a través de Moisés y de Aarón- que tenía todo el poder y toda la autoridad. El faraón conocía a Moisés, pero no conocía al Dios de Moisés.
Diez opciones, diez posibilidades, diez maneras de demostrar quién era el Todopoderoso, y que no estaba jugando. Él quería liberar a su pueblo y lo iba a hacer, sin importar la posición que adoptara el faraón. Y siempre adoptó la postura equivocada. El faraón miente, promete y no cumple, complica, intenta negociar lo que es innegociable.
Es castigado duramente, y no se da por vencido. Muere su primogénito. Libera al pueblo. Actúa, por el dolor, con cierto grado de sensatez. Pero es tan "cabeza dura" que no consigue dar dos pasos correctos. Sale a perseguir a los ex esclavos. Ve los últimos prodigios divinos en sucesión asombrosa. La nube se hace oscuridad para ellos. Ve al pueblo caminar por el medio del mar. Ve a su ejército tener problemas en el mismo lugar en que los esclavos habían pasado sin dificultades. Ve desmoronarse las columnas de agua sobre su ejército. A pesar de todo, sigue - como buen cabeza dura - con su plan marcado para la ruina.
El ser humano del siglo XXI actúa de la misma manera: no reconoce a Dios; nos sentimos los faraones de nuestras existencias; y delante del Mar Rojo de la vida el mismo Dios de Israel nos vuelve a mostrar, vez tras vez, su poder, su misericordia, su amor, sus deseos de salvarnos. Como el faraón, muchas veces, seguimos detrás de nuestras convicciones, sabiendo que vamos a terminar enterrados en un mar de dificultades, problemas y sinsabores.
No sabemos -ni tenemos fuerza- para cambiar. Quien tiene el poder, es Aquel que te está llamando hoy.

[Subir]

-----------------------------

06 DE FEBRERO

JETRO

Entonces Moisés le dijo al madianita Hobab hijo de Reuel, que era su suegro: "Estamos por partir hacia la tierra que el Señor prometió darnos. Ven con nosotros. Seremos generosos contigo, ya que el Señor ha prometido ser generoso con Israel". Números 10:29.

Jetro (Reuel o Ragüel, ya que es la misma palabra en el idioma original) fue suegro de Moisés. Un suegro muy diferente de Labán, por ejemplo. Mientras este robaba, mentía, complicaba las relaciones con su yerno, tanto que Jacob y su familia huirían de su presencia; aquel era tan medido, cauto y ponderado que su yerno le pedirá cuando se encuentren en la mitad del desierto- que se quede con el pueblo y los ayude.
Jetro tiene la capacidad natural de darse cuenta de lo que está ocurriendo. Después de tener a Moisés como su ayudante durante cuarenta años, durante los cuales cuidó sus rebaños en el desierto, no impide de ninguna manera su retorno a Egipto (Éxo. 4:12). Cuando llega al campamento hebreo en el desierto, ve el trabajo sobrehumano al que está expuesto Moisés y le propone la organización del pueblo para que, mediante una estructura funcional, apoyara al dirigente supremo para administrar mejor las necesitades de todos (Éxo. 18).
Jetro es la voz de los mayores, que hacemos bien en escuchar. Jetro es el consejo peinando canas que nos puede iluminar en una decisión importante que debemos tomar. No todos los mayores ni todas las canas merecen nuestra atención, pero cuando la experiencia viene acompañada de un estilo de vida de acuerdo con lo que Dios pide, no solo le tendríamos que dar nuestra atención, sino también nuestro respeto.
Normalmente, las circunstancias nos envuelven de tal manera que perdemos la perspectiva correcta de los acontecimientos, y tomamos decisiones movidos por una inmediatez que no siempre es una fortaleza válida para apoyarnos y lanzarnos hacia adelante. ¿Por qué no oír las palabras - a veces gastadas- que surgen de los labios de aquellos mayores que nos quieren bien? ¿Por qué no atesorar los consejos - a veces cansados- que surgen del corazón de aquellos mayores que nos conocen y nos ayudaron antes?
Tu padre, un tío, un profesor, un pastor... la lista es larga. Pero tú debes estar pensando en tu propio Jetro, que en aquellos momentos en los que la vida te colocó en alguna encrucijada te dio la dirección correcta.

[Subir]

-----------------------------

07 DE FEBRERO

SÉFORA

Entonces Séfora tomó un cuchillo de piedra y le cortó el prepucio a su hijo; luego, tocando con el prepucio del niño los pies de Moisés, le dijo: "En verdad, tú eres para mí un esposo de sangre". Éxodo 4:25.

Este es uno de los incidentes más extraños de la Biblia. Moisés deja la comodidad del secreto y vasto desierto, para obedecer la orden divina de volver al lugar donde querían matarlo. Confiando en la voz divina regresa, y una noche "el Señor salió al encuentro y quiso matarlo" (Éxo. 4:24). Está saliendo con ciertos temores porque sus enemigos quieren matarlo, y Aquel que lo llama también lo quiere matar.
Moisés y Séfora sienten que Dios está enojado con ellos y están yendo a Egipto. Los comentadores señalan que si bien Gersón había sido circuncidado de acuerdo con las leyes divinas, en el caso de Eliazar este rito no se había cumplido.
Frente a la amenaza de muerte que sufre Moisés, Séfora misma toma el pedernal y circuncida a su hijo menor, pero sin dejar de reprocharle a Moisés por lo que tuvo que hacer. Séfora obedeció la orden dada por Dios a regañadientes. Obedeció de la manera equivocada.
Cuando no hacemos lo que debemos hacer en el tiempo oportuno, quizás lo tengamos que hacer en una circunstancia que no sea la mejor. Dios nos ama tanto que hasta "nos deja seguir nuestro camino"; pero no consigo ver una sonrisa en los labios de nuestro Señor cuando actuamos de esta manera. ¿Y por qué no hacer lo mejor de nuestra parte para que Dios pueda sonreír? Me gusta imaginarlo así: debe ser la sonrisa más dulce del universo.
La obediencia a regañadientes no es el tipo de sumisión que el Cielo espera de sus hijos. Dios nos da el tiempo exacto, la manera correcta, el modo perfecto para que cada una de nuestras acciones consiga todos los objetivos que él se había planteado desde la fundación del mundo.
Dios nos ama tanto que muchas veces -en la mayoría de los casos, como con Moisés nos permite continuar nuestro camino, llegar a nuestro destino a pesar de nuestra obediencia murmuradora, a pesar de nuestra obediencia llena de reproches (por haber obedecido), a pesar de nuestra obediencia a regañadientes.
Sinceramente, creo que es mucho mejor dibujarle una sonrisa a Dios.

[Subir]

-----------------------------

08 DE FEBRERO

LOS ESCLAVOS

Un día, el pueblo se quejó de sus penalidades que estaba sufriendo. Al oírlos el Señor, ardió en ira y su fuego consumió los alrededores del campamento. Números 11:1.

El pueblo de Israel había salido milagrosamente de Egipto, pero da la sensación de que no se habían dado cuenta. Con el mismo poder sobrenatural, todo el pueblo había pasado en seco el Mar Rojo, pero parece que no se dieron cuenta. Cada día, todo el pueblo comía sin necesidad de plantar ni de cosechar. Simplemente, se agachaban y tomaban toda la comida que les fuera necesaria, pero parece que no se daban cuenta. Es doloroso, pero nos comportamos de una manera muy parecida. Dios hace un milagro tras otro, nos da todo lo que necesitamos, se preocupa por cada uno de nuestros detalles, pero nosotros seguimos murmurando, quejándonos porque nos falta algo (normalmente, una Ferrari o algo por el estilo...).
El pueblo de Israel había salido de Egipto, pero Egipto no había salido del corazón del pueblo de Israel. Los esclavos liberados querían ser esclavos nuevamente. ¿No te hace acordar a un grupo de personas liberadas del pecado que se quejan por no poder pecar? (Públicamente. En privado, es otra historia).
¿Por qué no puedo (coloca el verbo que más te guste), si antes yo...? ¿Qué tiene de malo (vuelve a colocar el verbo, puede ser otro) si antes yo...? El deporte preferido de los esclavos era quejarse ante ese mismo Dios que los había libertado, que los estaba guiando, que los cuidaba día y noche.
¿No te parece muy parecida, a nuestra postura tantas y tantas veces? Pocas veces en la historia del pueblo de Israel respondió a las quejas como lo recuerda el versículo de hoy. Pero lo hizo. Un extremo del campamento fue consumido por el fuego. Así como lo hizo, lo hará. No será apenas "un extremo", sino además el fuego purificador del Cielo acabará con todas las quejas infundadas proferidas por aquellos que deberíamos ser los seres más agradecidos del universo. Ya fuimos libertados, somos cuidados y protegidos. ¿De qué te puedes quejar?

[Subir]

-----------------------------

09 DE FEBRERO

NADAB Y ABIÚ

Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario y, poniendo en ellos fuego e incienso, ofrecieron ante el Señor un fuego que no tenían por qué ofrecer, pues él no se lo había mandado. Levítico 10:1.

No fue por falta de conocimiento ni de oportunidad. No solo eran los elegidos por Dios para continuar con el sacerdocio en el pueblo de Israel, sino también ¡vieron a Dios! (Éxo 24:9). Seguramente, no había en Israel -dejando de lado a los dos máximos dirigentes, Moisés y Aarón- nadie que fuese tan honrado y respetado como Nadab y Abiú.
¿Cómo caer desde tan alto? ¿Cómo jugar con aquello que sé que es santo? ¿Cómo no obedecer lo que Dios ordena enfática y claramente? Las preguntas también sirven para nosotros.
Nadab y Abiú sabían perfectamente qué era correcto y qué no. Sin embargo, tomaron sus respectivos incensarios, como lo hacían cada día, y colocaron fuego extraño. Es muy difícil de entender.
Ellos fueron preparados para ser los líderes espirituales del pueblo. Ellos estaban vestidos con las vestimentas especiales que Dios mismo les había mandado confeccionar. Ellos estaban en el lugar más sagrado de la tierra. Nada de eso importó. Simplemente, tomaron fuego extraño y se presentaron ante Dios. El Señor no dará por inocente a quien juegue con su Nombre. No dará por inocente a quien no respete lo que es santo. La reacción divina puede demorar un poquito más o un poquito menos, pero será tan contundente como lo fue con Nadab y Abiú, sin atenuantes.
Cuando nos presentamos ante el Dios del universo, no podemos hacerlo apoyados en nuestro linaje (ni familiar ni espiritual). Que tu abuelo, tu padre o tu tío sea (o haya sido) un hombre de Dios, no te libera para llegar hasta él de cualquier manera. La salvación es individual, y de esa forma nos presentaremos delante de Dios.
Cuando llegamos delante del Dios todopoderoso y santo, no podemos hacerlo jugando con cosas profanas como si fueran santas. Cualquier fuego no es el fuego que Dios acepta.
Cualquier música no es la música que Dios acepta. Cualquier culto no es el culto que Dios acepta. Lo santo es santo y lo que no lo es, no tiene ningún lugar delante del Señor del universo.
Sin duda alguna, Nadab y Abiú lo sabían. Ahora, tú también.

[Subir]

-----------------------------

10 DE FEBRERO

BEZALEEL

"Tomen en cuenta que el Señor ha escogido expresamente a Bezaleel, hijo de Uri y nieto de Jur, de la tribu de Judá". Éxodo 35:30.

Admiro a Bezaleel. Seguramente, esa admiración está directamente relacionada con mi absoluta incompetencia para los trabajos manuales. Pero, más aún admiro el hecho de que este artesano fuera llamado directamente por Dios. Lo llamó por nombre. Me parece estupendo.
Normalmente, cuando pensamos en un llamado tan personal y tan directo, pensamos en un profeta o en un rey. En una persona "importante". En realidad, Dios hace importante a aquel a quien él llama, no importa para qué tarea.
Cuando Dios quiere usar a un ser humano que se colocó en sus manos, no busca títulos universitarios ni cuentas bancarias llenas. Solo busca un corazón vacío, que él pueda llenar y moldear como lo necesite, y un par de manos prontas para realizar la tarea prevista. ¿Tienes esas manos? ¿Tienes ese corazón? ¡Estás en la mira de Dios para una obra importante! Dios conocía a Bezaleel en todos sus detalles. Nombre, familia, ascendencia, todo. Lo conocía tanto por "fuera" como por dentro. Sabía de sus talentos, de sus habilidades, y sobre todo - conocía su corazón. Un corazón dispuesto a recibir la sabiduría, la inteligencia, el conocimiento que necesitaba para realizar la obra necesaria.
Dios te conoce. Conoce tu familia, por mejor o peor que sea o haya sido. No te puedes esconder detrás de tu apellido, ni para bien ni para mal.
Dios te conoce. Conoce tus habilidades y tus defectos. No te puedes esconder detrás de tus virtudes ni de tus falencias. Dios te conoce. Conoce tu corazón. No importa lo que todos digan, no importa la opinión de la mayoría: él sabe exactamente qué puede esperar, que te puede pedir, porque sabe todo sobre ti.
¿Recuerdas el mensaje a Laodicea? El argumento central del inicio del mensaje es: "Yo le conozco", conozco tus obras, conozco tu realidad. No importa lo que digas, no importa lo que creas, no importa lo que digan. Yo te conozco. Sé qué puedo esperar (y qué no) de ti. Por eso, cuando sientas el llamado de Dios para la obra que él quiera que realices, no dudes, no discutas; solo entrégale un corazón abierto y un par de manos dispuestas. Bezaleel hizo un santuario, ¿y tú?

[Subir]

-----------------------------

11 DE FEBRERO

ELEAZAR

Moisés le quitó a Aarón las vestiduras sacerdotales, y se las puso a Eleazar. Allí, en la cumbre del monte, murió Aarón. Luego Moisés y Eleazar descendieron del monte. Números 20:28.

Antes de hablar de Eleazar, una frase sobre Aarón. ¡Ojalá que cuando Dios nos llame al descanso, podamos estar tan confiados y tranquilos como el primer sumo sacerdote del pueblo de Israel!
El cargo de sumo sacerdote, naturalmente, era para Nadab. Eleazar era el tercero en la línea de sucesión, pero eso no fue motivo para "despreocuparse" de los asuntos que estaban relacionados con su función. ¿Cuán en serio tomas las cuestiones relacionadas con tu responsabilidad? Si sientes que Dios te está llamando para una función determinada, ¿te preocupas por aprender alguna cosa -por mínima que sea- para "hacer frente" a la responsabilidad?
Nosotros no sabemos cuándo, cómo o por qué Dios nos puede llamar para realizar una tarea especial para él; por eso, es necesario estar preparados, prontos para el servicio, listos para la acción. La preparación abarca todos los aspectos de tu vida, a fin de tener esa disposición correcta para realizar la tarea que nos sea encomendada de la mejor manera posible, no pensando que será evaluada por hombres, sino que el Señor todopoderoso y perfecto estará acompañando tus acciones y tus palabras en todo instante.
Cuando, por la desobediencia de sus hermanos mayores y la muerte de su padre, la responsabilidad de guiar espiritualmente al pueblo de Israel recayó sobre él, Eleazar estaba preparado. No esperó hasta el momento en que Aarón empezó a tener problemas de salud para preocuparse por las cuestiones relacionadas con el sacerdocio. No ocupó su tiempo quejándose porque no había tenido los privilegios de sus hermanos. No dejó de lado su misión y su responsabilidad porque no era "la primera opción" para ese trabajo.
Cuando descendió del monte, luego de haber sepultado a su padre, él ya era el nuevo sumo sacerdote del pueblo. No necesitó realizar un curso de urgencia; no tuvo que leer una manual de instrucciones. Él había utilizado el tiempo que tuvo a su disposición para aprender, por eso entendía perfectamente lo que significaba el cargo que iba a ocupar, las ropas que iba a usar y las acciones que iba a realizar.
Cuando llegó su momento, Eleazar estaba preparado para asumir su función. Cuando Dios te llame para desempeñar alguna responsabilidad para él, ¿estarás pronto, como el hijo de Aarón?

[Subir]

-----------------------------

12 DE FEBRERO

JOSUÉ

El Señor le dijo a Moisés: "Toma a Josué hijo de Nun, que es un hombre de gran espíritu. Pon tus manos sobre él". Números 27:18.

La historia de Josué es fascinante, y es una profunda fuente de ejemplos para todos nosotros hoy. La tarea que Dios le dio era enorme. Seguir los pasos de Moisés era una tarea más que gigantesca. Él había sido el libertador, y el referente de todos los israelitas durante toda la peregrinación en el desierto. ¿Y Josué? Bien, Josué era el "muchacho de los mandados" del jefe supremo. Es verdad que lo acompañó en el monte Sinaí y que fue quien guió al ejército mientras Moisés estaba arriba del monte, con los brazos extendidos hacia el cielo. De cualquier manera, ¿de quién te acuerdas en el Sinaí? ¿Y en la batalla contra Amalee? En el momento de la muerte del gran jefe, la tradición humana hubiera llamado a su hijo mayor (Gersón) para que continuara la tarea de guiar al pueblo. Pero, Dios tenía a su elegido.
La aparición de Josué en el relato bíblico es "por la puerta de atrás". Me podrás decir que era uno de los doce espías que Moisés envió a reconocer la tierra, y que era un príncipe de Israel. Es verdad, pero era uno de los cientos que el pueblo tenía. Sin embargo, hay un detalle: el mismo Moisés le cambia el nombre: de Oseas pasa a ser Josué, que significa "Dios es el que salva". ¿Qué vio Moisés en Josué?
No lo sabemos, pero en cuarenta días el casi anónimo príncipe de la tribu de Efraín demostrará que había espíritu en él. Junto con Caleb (otro gigante), se enfrentarán a los otros espías, al pueblo, al miedo, a la falta de fe. A partir de ese momento, cada vez que el relato bíblico lo señale será de una manera positiva. Él guía al pueblo hacia la entrada de la Tierra Prometida, reparte la tierra entre las tribus, guía a Israel en sus conquistas territoriales.
Hay momentos en los que podrás elegir actuar como Josué. Contra todos y contra todo, pero del lado del Señor. Por absurdo y difícil que pueda parecer, es el lugar correcto. Hay momentos en los que te sentirás como Josué, delante de una tarea que te sobrepasa.
Recuerda: como Josué, tú tienes la promesa divina de la victoria.

[Subir]

-----------------------------

13 DE FEBRERO

GERSÓN

Y ella le dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Gersón, porque dijo: "Forastero soy en tierra ajena". Éxodo 2:22 (RV60).

Estamos tan acostumbrados a noticias sobre hijos sucediendo a sus padres en cargos públicos y privados, o trabajando para los padres en funciones políticas o empresariales, que si la Biblia contara que Gersón, el hijo mayor de Moisés, fue el elegido para continuar la tarea de dirigir al pueblo de Israel, no nos sorprenderíamos. El punto está en que "lo natural" para el hombre no lo es, necesariamente para Dios.
¿Cuáles fueron los motivos por los que Dios no le dio esa responsabilidad? La Biblia no lo dice, y nosotros no lo podremos saber hasta que hayamos llegado al cielo. Gersón estaba con el pueblo de Israel, era el primogénito del líder indiscutible, pero Josué fue elegido como máximo dirigente.
Otro detalle interesante es que, más o menos en la misma época, Dios señala a Eleazar para que sea el sucesor de su padre, Aarón, como sumo sacerdote en el pueblo. El primogénito del gran caudillo libertador queda relegado ál olvido, mientras el tercer hijo del segundo de a bordo recibe la tarea más importante desde el punto de vista espiritual. ¿Por qué? Normalmente, esta pregunta surge en nuestra mente cuando algo nos incomoda. Si todo está dentro de lo que nos parece normal (para nosotros), no preguntamos nada. Si de alguna manera somos favorecidos, difícilmente vayamos a preguntar.
La mejor elección para Israel era seguir los planes trazados por Dios. Y aunque nos cueste creerlo, era lo mejor para Gersón; de quien no podemos opinar, porque no sabemos si preguntó el porqué, o si quedó enojado o con envidia. La Biblia no dice nada en ese sentido. Quizás, él entendió que aquella decisión divina era la mejor. ¡Ojalá haya sido así! No lo sabemos, pero de la misma manera sucede hoy. No importa lo que tú creas o lo que la tradición marque (en cualquier aspecto de la vida), las decisiones que Dios toma siempre -sin excepciones- son las mejores; por más que algunas las vamos a entender solo en el cielo. Espera un poco, y tendrás las respuestas exactas a cada una de tus preguntas, Dios mismo te las dará.

[Subir]

-----------------------------

14 DE FEBRERO

CALEB

Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: "Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos". Números 13:30.

En mi familia tenemos una expresión que involucra admiración, respeto, cariño, una dosis de humor y muchos elementos positivos: "¡Maestro!" No sé si por ser hijos de profesores, por estar (o haber estado) todos en relación con la educación, pero lo cierto es que cuando surge esta expresión alguna cosa positiva toma cuenta del ambiente.
Caleb merece un fuerte y contundente: "¡Maestro!" Aparece en la historia bíblica junto con Josué, como uno de los príncipes de Israel enviados por Moisés para que reconozcan la Tierra Prometida. Él defiende la idea de tomar la tierra no porque creyera que Israel tuviese un ejército preparado para la misión, ni porque era un loco aventurero que no había visto las defensas y las fortalezas de los pueblos enemigos, sino porque él sabía que había un Dios que se las había prometido. Subir, tomar y conquistar. Simple. Con Dios a tu lado, hasta lo humanamente imposible es fácil.
Caleb tiene que vagabundear por el desierto durante cuarenta años, por culpa de sus hermanos. Lo encontraremos, con ochenta y cinco años, hablando con su amigo de expedición y único sobreviviente del grupo que salió de Egipto -Josué- sobre lo que él desea hacer en ese momento, para jubilarse. Lee Josué 14:11 y 12, y luego di: "¡Maestro!". Josué murió a los ciento diez años; pensando que Caleb tuviera la misma edad, estaba más cerca de sentarse en un banco de la plaza y darle de comer a las palomas que de ponerse a pelear contra los últimos hijos de Anac, que quedaban en el territorio que Dios había prometido a su pueblo. Pero, el mismo Caleb que a los cuarenta años se había puesto de parte de Dios, a los ochenta sabía que Dios estaba de su parte. Pide lo más difícil: La región montañosa, que servía de fortaleza a los gigantes. A los cuarenta dijo: "Si subimos con Dios, tomaremos la ciudad". A los ochenta: "Si subo con Dios, expulsaré a los gigantes".
Yo creo que Dios, cuando miraba a Caleb, cuando lo escuchaba hablar, cuando lo observaba vivir, se sonreía y le decía: "¡Maestro!" ¡Qué lindo y qué bueno sería sí, al mirarte a ti, Dios pudiera decir lo mismo!

[Subir]

-----------------------------

15 DE FEBRERO

LOS ESPÍAS

Y les contaron, diciendo: "Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac". Números 13:27, 28 (RV60).

El racimo de uvas era enorme. La expectativa del pueblo de Israel, también. Después de cuarenta días, los espías estaban regresando al campamento y desde lejos lo que se podía ver eran aquellas enormes uvas. Lo que el pueblo no podía ver a la distancia, y que comenzó a percibir apenas se acercaron, era el miedo y la falta de fe.
El pueblo dejó de sonreír cuando vieron a los espías más de cerca. El pueblo comenzó a llorar cuando los escucharon. Andando por la vida, habrá días (quizá para alguien hoy mismo) en los que tu presencia causará una expectativa que se confirmará o no apenas abras la boca.
No los puedo juzgar con demasiada dureza. El pueblo era fuerte, las ciudades tenían murallas y había gigantes. Todo lo que dijeron era la más absoluta verdad. Los espías no mintieron. El problema no radicaba en ese punto. El problema estaba en los ojos. Ellos conseguían ver lo que estaba delante de sus ojos (gigantes y fortalezas), pero no veían más allá. Como Giezi, el siervo de Eliseo, estaban aterrorizados, tanto que no podían levantar la vista un poquito más allá.
La leche y la miel que manaban no eran suficientes para animar a los temerosos espías, todos ellos príncipes de Israel. Las promesas de Dios que los habían llevado hasta ese exacto lugar en ese momento, eran apenas palabras huecas, porque sus sentidos les mostraban y les demostraban que ellos solos no podrían enfrentar tal empresa.
Tú tampoco estás solo. Puede parecerte que, al mirar a tu alrededor, solo veas la cara de un gigante (con cara de pocos amigos), que te mira fijo. Es natural que el miedo te invada, es natural que sientas temor. Es natural; pero no está bien, porque un poquito más allá de tu miedo, un poquito más allá de tu temor, está Jesús, dispuesto a cumplir su promesa.
Recuerda: lo que te rodea puede ser complicado, muy complicado o complicadísimo... pero pide fuerzas al Cielo, para levantar la vista y mirar un poco más allá.

[Subir]

-----------------------------

16 DE FEBRERO

CORÉ

Y la tierra abrió su boca y los tragó a ellos y a Coré, cuando aquel grupo murió, cuando consumió el fuego a doscientos cincuenta varones, para servir de escarmiento. Mas los hijos de Coré no murieron. Números 26:10, 11.

Todos recordamos la rebelión de Coré, Datan y Abiram. La conocemos así, y los nombres de los cabecillas los aprendimos en este orden. Incluso Judas, en su epístola, señala: "¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré" (Jud. 11).
Por más que fueron ellos y 259 príncipes más, la simple mención de su nombre nos lleva a la historia donde se discute por poder en la mitad del desierto. Me parece que está claro que quien comenzó el proceso revolucionario fue Coré; sin embargo, en el momento en el que Dios juzga la acción, las familias de quienes lo siguieron (Datan y Abiram) son destruidas, tragadas por la tierra, pero los hijos de Coré sobreviven.
No solamente esto, sino también más tarde los descendientes del levita revolucionario serán los responsables por la música en el Templo, estarán delante de la presencia de Dios y dejarán varios salmos, que forman parte del canon bíblico. Como mínimo, parece injusto. Más injusto, si recordamos que el cabecilla era miembro de la misma tribu que Moisés. El ataque está centrado en Moisés y en Aarón. Básicamente, según ellos, los hermanos habían usurpado los primeros lugares de la congregación y manejaban todas las decisiones, tanto las porfticas como las espirituales.
En realidad, el ataque llega a Dios. La situación es parecida a lo que sucede hoy cuando alguien intenta atacar el liderazgo del elegido de Dios. No nos corresponde criticar, ni atacar ni difamar. A pesar de todo, el amor de Dios para con el pecador es inmenso. Los hijos de Coré se salvan porque no acompañan a su padre en la rebelión; por eso, Dios no los destruye y les perdona la vida.
No importa lo que tu padre (madre, abuelo, tío o primo) haya hecho o dejado de hacer. Dios te mira a ti y a tu corazón para definir, en forma individual, si "te traga la tierra" o si vas a cantar salmos en su Casa de oración.

[Subir]

-----------------------------

17 DE FEBRERO

BALAC

Y cuando Balac, hijo de Zipor y rey de Moab, se dispuso a presentarles combate, él envió al profeta Balan hijo de Beor para que los maldijera. Josué 24:9.

Creo que Balac sacó las cuentas correctas. Israel no era el pueblo más numeroso de la región. No era el que tenía el ejército más fuerte. No era el más organizado. En fin, humanamente hablando, era un montón de tribus que andaban vagando por el desierto, viviendo en tiendas y (¡vaya problema!) derrotando a todo y a todos los que lo enfrentaban. Por tanto, alguna cosa más allá de lo humano tenía que existir.
Si la fuerza del pueblo estaba en algún elemento sobrenatural, no era una guerra con lanzas y espadas lo que había que pelear. La batalla se tenía que plantear en el ámbito de los dioses; en un campo de batalla espiritual menos sangriento, pero tan efectivo como el tradicional.
No era un problema de fe, sino de lógica. Si ningún dios hasta ahora había podido vencer a Israel, ¿qué motivo tenía Balac para creer que sus dioses lo podrían hacer? Además, los suyos eran muy parecidos a los de los vecinos.
Ante situaciones desesperadas, soluciones desesperadas. Había que buscar a alguien que tuviera contacto con el Dios de Israel, pero que estuviera dispuesto a trabajar contra Israel. El razonamiento es extraño, pero hoy en día creo que Balac podría encontrar a varios interesados en el puesto ofrecido.
Así llega a Balaam; un profeta de Dios dispuesto a venderse al mejor postor. ¡Cuántos hijos de Dios del siglo XXI se hermanan con Balaam! ¡Peor! Se venden por precios irrisorios... una cerveza, un cigarrillo, una dosis de alguna droga, unos minutos de placer en el momento errado o con la persona equivocada.
Balac sabía que Balaam debía tener su precio. Si el primer intento no fue suficiente, había que subir la oferta. La subió. Gente más importante y más interesante que lo tentó. Más dinero y más poder.
¿Cuál es tu precio? ¿Con cuánto el enemigo de Dios te puede comprar? ¿A quién te tiene que enviar para hacerte "cambiar de opinión"? ¿Delante de quién tus principios se caen al piso? ¿Frente a qué situación tus creencias pasan a segundo plano?
El enemigo de Dios sabe que tú tienes un precio (por eso te tienta), pero él también sabe que el plan de Dios es salvarte. Quien decide, eres tú.

[Subir]

-----------------------------

18 DE FEBRERO

BALAAM

Él les dijo: "Reposad aquí esta noche, y yo os daré respuesta según Jehová me hablare. Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam". Números 22:8 (RV60).

Sé que no puedo, pero quiero. Y como quiero, hago cualquier cosa para hacerlo, por más que no pueda. Parece un juego de palabras, pero en realidad es nuestro razonamiento cotidiano frente a situaciones en las que queremos algo que, lo sabemos, no podemos hacer.
Balaam quería el dinero que Balac le ofrecía. No le interesaba tener que ir hasta Moab; no le interesaba maldecir a nadie (menos aún al pueblo de Israel); no le interesaba la guerra que se podría establecer entre los pueblos de Moab y de Israel. Él únicamente quería el dinero y los regalos que el rey le enviaba. Si para conseguirlos tenía que maldecir, mentir, insultar, robar o solo cerrar un ojo, no importaba. Lo único que importaba era lo que él quería.
¿Te parece una postura conocida? Si quiero tal cosa, hago lo que sea para conseguirla. A Balaam no le fue muy bien. Puedes estar seguro de esto: quien tiene la misma posición que Balaam frente a las cosas divinas, tampoco terminará muy bien. A Dios no le gusta. Balaam ya sabía la respuesta que Dios le iba a dar desde antes de hacer la pregunta. Lo mismo que muchas veces nos ocurre a nosotros. Queremos hacer lo que sabemos que no corresponde que hagamos, entonces preguntamos: ¿Qué tiene de malo? ¿Por qué no puedo? Comúnmente, este tipo de pregunta surge de mentes que ya tienen una respuesta clara. Pero, como quieren...
Paralelamente, Dios tiene una paciencia enorme para con nosotros; tanta que emplea su tiempo dando respuestas claras y precisas incluso a este tipo de preguntas (como mínimo, Innecesarias) que, al igual que Balaam, porfiamos en hacer. Dios dijo a Balaam que no maldijera a un pueblo bendito. Más claro, imposible. Pero como nosotros queremos, insistimos. Cualquier razón, por mínima que sea, es suficiente p.ir.i que volvamos "a la carga" con la misma pregunta, con la misma interrogación vacía.
Balac manda un segundo grupo de personas, un paquete más grande de regalos y promesas de más dinero. Es una tentación mucho más grande. ¿Quién sabe si Dios no cambió su opinión? Y preguntamos de nuevo.
Nos enceguecemos detrás de alguna idea que, aunque sabemos que es incorrecta, por alguna razón nos seduce. Dios ya dio la respuesta, no vayas detrás de los mensajeros del enemigo.

[Subir]

-----------------------------

19 DE FEBRERO

EDOM

No quiso, pues, Edom dejar pasar a Israel por su territorio, y se desvió Israel de él. Números 20:21 (RV60).

Creo que la peregrinación por el desierto estaba dejando su marca negativa en todos los hijos de Israel. Moisés, a pesar de su santidad, está cansado. Aarón, a punto de descansar en el Señor. El pueblo, quejándose, como siempre. Lo último que la Biblia nos cuenta, antes de la entrada del rey de Edom en escena, es el episodio de las aguas de Meriba. Moisés, en lugar de hablar, golpea la roca y Dios no le permite entrar en la Tierra Prometida.
Moisés, con razón y lógica, quiere salir de aquel lugar cuanto antes y llegar a su destino en el menor tiempo posible. Delante de ellos, el territorio de Edom, la tierra de los descendientes de Esaú.
Como el pasaje del pueblo de Israel no podía darse en forma imperceptible, Moisés envía mensajeros para explicar la situación. El elegido de Dios le pide "por favor" (ver Núm. 20:17) que les permita pasar por sus tierras. La respuesta es clara y contundente: "No". La oferta es simple. Pasarán por el camino real, fácil de cuidar y de controlar. No pasarán por ningún campo labrado. No beberán agua de sus pozos. Pero, la respuesta es "No".
La segunda oferta coloca en la mesa de las negociaciones el pago por la posible agua que puedan llegar a tomar, tanto hombres como animales. La respuesta continúa siendo clara: "No".
¿Por qué Dios no muestra su poder, como lo hizo tantas veces antes y lo hará tantas veces después de este momento? ¿Por qué las cosas no salen como yo quiero, cuando yo quiero, en el instante que yo quiero? ¿Dios estaba enojado con Israel? ¿Les estaba haciendo sentir lo que sería de ellos sin su presencia y su compañía? No, esa no es la manera en la que Dios actúa.
En esta historia Dios, en su sabiduría, permite que los enemigos de Israel realicen sus elecciones y tomen sus decisiones, a veces contrarias a los intereses de sus hijos. Después de ese proceso, Dios actúa.
Es posible que hoy tengas que caminar un poco más, dar una vuelta más larga, pero -por favor- no dudes ni del poder ni del amor de Dios para contigo. Los "triunfos" de los enemigos de Dios son momentáneos. Recuerda: Edom fue absoluta y totalmente destruido.

[Subir]

-----------------------------

20 DE FEBRERO

LAS HIJAS DE ZELOFEHAD

"Lo que piden las hijas de Zelofehad es algo justo, así que debes darles una propiedad entre los parientes de su padre. Traspásales a ellas la heredad de su padre". Números 27:7.

Las palabras que acabas de leer las pronunció Dios mismo ante una consulta concreta de Moisés. Miles de años ante de que la legislación de los países "avanzados" permitieran a las mujeres votar, Dios estaba exigiendo de su pueblo un trato igualitario para hombres y mujeres.
En Atenas, la cuna de la democracia, las mujeres no podían participar ni asistir a las reuniones donde se decidían las grandes cuestiones sociales. En la Francia de la Revolución, Olimpia de Gouges redactó un complemento a la declaración francesa sobre los "Derechos del hombre" (hombre en su sentido literal) que tituló "Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana". No tuvo éxito práctico; terminó en la guillotina en 1793.
Y hay gente que se anima a tildar a la Biblia como sexista, machista o anticuada. Con respeto y cariño, esta gente no leyó la Biblia; o peor, la leyó como quiso leerla, a fin de criticarla.
Tu Dios, que te conoce por nombre, que sabe cuántos cabellos tienes en tu cabeza, que controla los universos que creó y se detiene a observar cada gorrión que muere, respeta (y por lo tanto, pide que tú respetes también) a cada ser humano, sin tomar en consideración si es hombre o mujer. Las hijas de Zelofehad lo descubrieron aquella tarde, en la puerta del Santuario.
Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa llegan hasta la puerta del Tabernáculo y presentan a Moisés un caso más para que juzgue. Su padre murió, no tienen hermanos hombres, no tienen heredad. Sin heredad, las opciones eran pocas: la muerte, la mendicidad o la prostitución. Obviamente, para ellas era injusto.
¿Sabes? Dios no está preocupado con la tradición humana. Es más, muchas veces como en este caso- la deja totalmente de lado, porque él -siempre- tiene algo mucho mejor para ofrecernos. Recuérdalo. Si eres mujer, agradece a Dios por su amor incondicional y poi el profundo respeto que demostró por ti; si eres hombre, también.

[Subir]

-----------------------------

21 DE FEBRERO

SEHÓN

Entonces envió Israel embajadores a Sebón rey de los amorreos, diciendo: "Pasaré por tu tierra; no nos iremos por los sembrados, ni por las viñas; no beberemos las aguas de los pozos; por el camino real iremos, hasta que pasemos tu territorio". Números 21:21, 22 (RV60).

No, no estás leyendo la historia de Edom de hace unos días. Es otra historia; cercana en el tiempo, pero diferente. En el capítulo 20 de Números aparece la historia del rey Edom, que recibe el pedido de Moisés de pasar con el pueblo por su territorio y le dice que no. El pueblo de Dios no pasa por su territorio y tiene que transitar otro camino para intentar acercarse a su destino.
Un capítulo más adelante, en el mismo libro, el mismo pueblo, con el mismo líder y el mismo pedido, elevado a otro rey. Este es el rey Sehón, de los amorreos; pero responde exactamente igual que el otro. Quizás envalentonado por lo que había sucedido con su vecino Edom. Tenía el dato histórico reciente de un rey que dijo "No", y el pueblo de Israel había retrocedido. ¿Por qué iba a ser diferente con él?
Números 21:24 dice que Israel tomó posesión de esa tierra a filo de espada. Es extraño, pero el mismo Dios que un capítulo antes no hace nada, no dice nada y queda "ajeno" a la situación de su pueblo, un par de kilómetros más allá, entrega a un pueblo en la mano de Israel. El mismo Dios que no actúa en un momento de tu vida, coloca su mano clara y definidamente en otro, que hasta puede ser parecido. Son esas decisiones extrañas de Dios que debemos aceptar por fe. Puede no ser fácil, pero siempre será lo mejor.
Nosotros queremos que Dios siempre actúe de la manera que nosotros queremos. Si él destruye una vez a los enemigos de su pueblo, que los destruya siempre. Si él hizo tal milagro una vez, que lo haga siempre. Desde nuestra finitud, nos gustaría que la inmutabilidad de Dios se mostrara en ese tipo de actos. Solo que en los tiempos de Cielo, las personas y los pueblos tienen momentos diferentes; pueden hasta ser paralelos, pero continúan siendo diferentes. Lo que es "ya" para unos, en la providencia divina es "en un rato" para otros.
Podemos no entenderlo, pero lo mejor es aceptarlo.

[Subir]

-----------------------------

22 DE FEBRERO

OG

Por cierto, el rey Og de Baasan fue el último de los gigantes. Su cama era de hierro y media cuatro metros y medio de largo por dos de ancho. Deuteronomio 3:11.

Goliat es el gigante más famoso de la Biblia. Pero, no es el único. Este rey de Baasan medía más de cuatro metros. Con esa estatura, salió al frente de su pueblo para pelear contra Israel. Con semejante imagen delante, es natural que Moisés haya sentido temor. Dios se acerca al oído de su hijo y le dice: "No le tengas miedo, porque en tu mano lo he entregado, a él y a todo su pueblo, y a su tierra; y harás de él como hiciste de Sehón rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón" (Núm. 21:34).
Las palabras divinas siguen retumbando desde los confines de la historia, para llegar hasta nuestros oídos en pleno siglo XXI y decirnos, delante de los gigantes que debemos enfrentar: "No tengas miedo"; no hay ningún gigante que te pueda derrotar si estás peleando junto conmigo. Como siempre, el peligro está cuando nos alejamos de nuestro Campeón.
Los gigantes toman diferentes formas, pero todas ellas temibles. Se parecen a las pesadillas infantiles: pueden no ser reales, pero asustan ¡y mucho! No sé qué formas tienen tus gigantes, no sé cómo son, pero seguramente alguno podría existir. Y lo peor es que estos gigantes personales saben que les tenemos miedo, porque nosotros solos no los podemos vencer. De hecho, ¿cuántas veces intentaste vencer a tu gigante individual con tus propias fuerzas para verte, una vez más, derrotado por él?
¿Cuántas veces creíste que ese era tu momento de ganarle, creíste que habías conseguido doblegarlo y que lo habías vencido? Con nuestras escasas fuerzas personales, es mucho mejor que sintamos miedo cuando el Og de nuestros pensamientos se atraviesa en nuestro camino. Si pensamos atacarlo con nuestro armamento, será como intentar derrumbar un león con un alfiler.
Los gigantes que el enemigo te atraviesa en el camino son siempre los mismos, porque él conoce tus puntos débiles; no gastes tiempo ni energía intentando vencerlos solo, porque no podrás hacerlo; pídele ayuda al mismo Dios de Moisés.Él se acercará a tu oído y te dirá: "Conmigo, no le tengas miedo; yo ya lo vencí".

[Subir]

-----------------------------

23 DE FEBRERO

RAHAB

"Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos". Josué 6:17 (RV60).

No sé por qué motivo los dos jóvenes espías que Josué envió a Jericó entraron en la casa de Rahab. Lo cierto es que Dios usó ese camino trazado para salvar a Rahab y a su familia.
¿Era Rahab un alma sincera? Por lo que la Biblia dice, sí. Conocía, aunque tal vez solo de oídas, la historia del pueblo de Israel y del poder del Dios de ese pueblo, y creía fielmente. Tanto que, sin demasiadas vueltas, pide a los espías hebreos que la salven cuando destruyan su ciudad.
Su convencimiento es absoluto. Sabe que la ciudad de Jericó ha sido entregada en las manos de Israel; pero también sabe que el Dios de Israel salva. Es interesante pensar que el Cielo estará lleno de Rahabs, aunque será un lugar para la familia. Habrá exmentirosos, por más que allí vivirá la verdad. Habrá exladrones, aunque las calles serán de oro. También habrá exalcohólicos, por más que todo ayudará a tener buena salud. En el Cielo encontraremos, posiblemente, a aquellos que hoy señalamos con el dedo.
Pero todos ellos estarán arrepentidos. Ahí está la diferencia entre la muerte eterna y la vida para siempre con Jesús. Porque, si bien es cierto que mi estilo de vida está bastante lejos del de Rahab, también es cierto que si no me arrepiento de mis pecados (que pueden ser pecados de camisa y corbata, pero pecados al fin, iguales a los de Rahab) no entraré en la Canaán celestial.
A partir del momento en el que los espías se fueron de su casa, un cordón rojo quedó colgado, esperando lo que ella sabía que era inevitable: la caída de Jericó. Un cordón rojo que, al igual que la sangre del cordero pascual, marcaba el lugar por el que el ángel de la muerte, enviado por el Señor no iba a pasar, no iba a realizar su obra de destrucción total. Jericó quedó en ruinas, pero la ventana arriba de la muralla quedó abierta, con un cordón rojo en ella, como un monumento de la promesa segura de Dios, de su misericordia ilimitada y de su amor, que no está condicionado por tu trabajo sino por tu corazón, dispuesto o no a aceptarlo.

[Subir]

-----------------------------

24 DE FEBRERO

LA FAMILIA DE RAHAB

Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó. Josué 6:25 (RV60).

Lot era el sobrino de Abraham, hombre venerado por casi todas las personas con las que convivía. Cuando llegó el momento de la destrucción de Sodoma y de Gomorra, él no consiguió convencer a nadie de lo que iba a suceder. Rahab era una muchacha que un día salió de la casa de su padre para trabajar como ramera. Una multiplicidad de factores terminó llevándola por ese camino; pero lo cierto es que, como mujer, en esa condición social, era maltratada y no respetada por casi Indas las personas con las que tenía algún tipo de contacto. Cuando llegó el momento de la destrucción de Jericó, ella volvió a la casa de su padre y consiguió convencer a todos sus familiares de lo que iba a suceder. En los días que siguieron a la visita de los espías, Rahab se dedicó a predicar la pronta destrucción de la ciudad y la promesa que ella tenía de salvación.
Como buena discípula, comenzó por los que tenía más cerca. Para predicar, no precisas cruzar el Atlántico.
-¡Sí!, nosotros sospechamos lo mismo. Este pueblo de Israel es poderoso en la guerra. Pero ¿qué hacer? ¿Cómo hacer para salvarnos? Nadie consigue entrar ni salir de esta ciudad.
-¡Vengan a mi casa! Es el único lugar de salvación. El cordón rojo es la garantía de vida. ¿Cómo pudo ser que aquel lugar, la casa y lugar de trabajo de una ramera, fuera el único lugar de salvación? ¿Y los templos? ¿Y las casas de los religiosos? ¿Y...? ¡Cualquier lugar, menos la casa de esta mujerzuela!
Pero, Rahab creía en lo que estaba anunciando . Y cuando uno tiene fe, lo que dice se tiñe de colores tan fuertes y vivos que es difícil no aceptar las palabras que escuchamos. Rahab debió haber hablado con tanta convicción, con tanta seguridad que un par de días después los mismos jóvenes espías la tuvieron que sacar de la casa; a ella junto con su padre, madre y hermanos (Jos. 6:23).
Ella pudo; tú también.

[Subir]

-----------------------------

25 DE FEBRERO

LOS HABITANTES DE JERICÓ

"El Señor ha entregado todo el país en nuestras manos. ¡Todos sus habitantes tiemblan de miedo ante nosotros ! ". Josué 2:24.

La seguridad de los habitantes de Jericó estaba en sus enormes murallas; tan grandes que algunas personas (como Rahab) tenían sus casas construidas sobre ellas. Pero, cuando aquel pueblo que se movía por el desierto acampa al otro lado del río, el miedo se apodera de ellos.
Cuando tu confianza está depositada en cualquier cosa que no sea Dios, ante la presencia de cualquier posible enemigo vas a temblar. Los habitantes de Jericó, desde el rey hasta el último de sus subditos, saben lo que el Dios de Israel hizo desde que sacó a su pueblo de la esclavitud de Egipto.
Esta seguridad indefinida aumenta el miedo. Saber que el juicio de Dios llegará, y no estar preparado para enfrentarlo, produce miedo. Por el contrario, cuando el juicio divino es nada más que un trámite legal para ser -finalmente- absueltos, liberados y salvos, la reacción es de gozo, paz y tranquilidad de saber que estamos en buenas manos.
Finalmente, el pueblo de Israel se mueve. Los habitantes se preparan para la guerra. Cuando esperan que lleguen los primeros ataques, lo que reciben es un pueblo que -en silencio- camina en tomo de la ciudad, acompañados apenas por el sonido de las trompetas.
Imagino que el servicio de inteligencia del rey debe haber intentado explicar ese plan de guerra. Los habitantes debieron haber apostado sobre cómo sería el ataque. Todos habrán querido adivinar cuál sería la estrategia que estaban utilizando. El miedo aumentó.
El regreso del pueblo de Israel a su campamento, sin haber "hecho nada", debió de haber dejado al pueblo de la ciudad rayando en la locura. La llegada del pueblo el segundo día, superó todos los límites previstos. Pero, el ser humano tiene la capacidad (a veces, es una desgracia) de acostumbrarse a la situación. El miedo del primer día, multiplicado en el segundo, debió haber bajado de nivel en el tercer, el cuarto y el quinto día. Para el sexto día, los habitantes de la ciudad ya estaban acostumbrados a la "vuelta musical" que el pueblo de Israel hacía.
Nosotros actuamos igual con el pecado. Primero nos da miedo, nos preparamos para defendernos, pero en un par de días ya estamos acostumbrados, jugamos con él, le "perdemos el respeto". El problema es que nuestro "séptimo día" llega y, con él, nuestra caída.

[Subir]

-----------------------------

26 DE FEBRERO

ACÁN

Sin embargo, los israelitas desobedecieron al Señor conservando lo que él había decidido que fuera destinado a la destrucción, pues Acán hijo de Carmí, nieto de Zabdí y bisnieto de Zera, guardó para sí parte del botín que Dios había destinado al exterminio. Este hombre de la tribu de Judá provocó la ira del Señor contra los israelitas. Josué 7:1.

Después de una victoria tan espectacular como la que se consiguió en  Jericó, creo que el pueblo de Israel se sintió poderoso. Si Jericó había caído, de la manera tan extraordinaria en que había caído, la peque y la Hai no era rival. Es más, no había nada ni nadie que los pudiera detener. Nada, excepto el pecado. Y el primer pecado de este episodio no fue el de Acán, sino el del pueblo, al dejar a Dios de lado.
En los momentos de mayor euforia de tu vida espiritual, recuerda la lección de Hai: un pequeño pecado escondido en un rincón de tu corazón puede traer, como consecuencia, una derrota estrepitosa.
Si te pones a pensar, de la enorme ciudad de Jericó lo único que Acán tomó fue un pequeño manto, una barra de oro de solo cincuentas sidos y doscientos sidos de plata. ¡Es muy poco, comparado con la riqueza que la ciudad tenía! Pero Dios había dicho que no tomaran nada.
Josué se siente absolutamente desconcertado por la derrota. Ora, como Moisés, intentando entender qué fue lo que ocurrió, porque desde su perspec­tiva -y la de todo el pueblo- , no era coherente que hubiera sucedido. Dios no está preocupado con el hecho puntual, con la derrota específica. Dios -como siempre- está intentando solucionar la causa del problema.
Cuando hay pecado en el medio del pueblo, de la iglesia, de la familia, de tu vida, Dios no puede bendecir, no puede acompañar, no puede ayudar. El pecado es absolutamente repulsivo y repugnante para nuestro santo Dios.
Pero nuestro Dios es genial, y cuando nos promete un mundo nuevo, una nueva oportunidad, se abre de par en par para que entremos confiadamente en una nueva etapa de nuestra relación con el Cielo. Una etapa victoriosa, en la que Dios ocupe el primer lugar siempre, en la que las victorias se sucedan una tras otra; una etapa en la que el Señor destruya a todos y a cada uno de tus enemigos, sean grandes o pequeños.

[Subir]

-----------------------------

27 DE FEBRERO

EL REY DE HAI

Cuando el rey de Hai se dio cuenta de lo que pasaba, se apresuró a salir con toda su tropa a pelear contra Israel, en la pendiente que está frente al desierto, sin saber que le habían puesto una emboscada en la parte posterior de la ciudad. Josué 8:14.

Si ayer hice de tal manera y dio el resultado que esperaba, ¿por qué hoy lo voy a hacer diferente? Si la última vez salió bien, ¿por qué ahora podría salir mal? Si conseguí ganar la batalla ayer, ¿por qué no la ganaría hoy? Imagino que las preguntas y el razonamiento del rey de Hai debieron de haber sido más o menos de este tipo.
Ese pueblo de Israel puede haber vencido a todos los otros reyes, incluso al de Jericó, pero yo ya les demostré que conmigo es diferente. Yo los hice huir ayer, los haré huir otra vez hoy.
El único problema del rey de Hai es que se olvidó de un “pequeño detalle”: Dios -ahora- estaba con Israel. Ese “pequeño detalle” cambia tu vida. Ese “pe­queño detalle” modifica toda la realidad. Ese “pequeño detalle” te da la victoria frente a enemigos que te han derrotado no una, sino mil veces. Ese “pequeño detalle” te saca de la muerte y te lleva a la vida.
Dios no solamente estaba con Josué y con el pueblo de Israel, sino también fue él quien dio la estrategia de la batalla. Cuando los líderes del pueblo trabajan en armonía con las claras órdenes divinas, las victorias están aseguradas. Solo se trata de escuchar la voz del Señor y repetir sus palabras. No se necesita inventar nada, no se necesita modificar nada, no se necesita crear alternativas. Es simple: escuchar y repetir.
¿No estás consiguiendo escuchar? Quizá, necesites hacer un poco más de silencio. Tal vez los “ruidos” de tus pensamientos y tus ideas estén ahogando la suave y apacible voz del Cielo.
El rey de Hai, que debes enfrentar hoy, sabe que ayer te venció. Sabe de tus puntos débiles. Sabe que si lo vuelves a atacar igual que lo hiciste ayer, él te va a volver a vencer.
La única solución de la que podemos echar mano es buscar el apoyo, la dirección y la luz de Aquel que nunca fue derrotado, Aquel que nos quiere dar la victoria eterna, Aquel que tiene la corona con tu nombre en su mano esperando verte llegar al cielo.

[Subir]

-----------------------------

28 DE FEBRERO

LOS GABAONITAS

Ellos respondieron: “Nosotros somos sus siervos, y hemos venido de un país muy distante, hasta donde ha llegado la fama del Señor su Dios. Nos hemos enterado de todo lo que él hizo en Egipto”. Josué 9:9.

Por situaciones como estas es que Cristo nos aconsejó ser “prudentes” y “astutos”. Los gabaonitas nos rodean, y ellos están dispuestos a hacer cualquier cosa para no ser perjudicados. Si no estamos atentos, nos veremos atados y comprometidos con un pueblo mentiroso.
Son los gabaonitas modernos quienes llegan a nuestra vida vistiendo las ropas, diciendo las palabras, actuando de la manera que -saben- que van a conseguir nuestra atención y hasta nuestra amistad: cuando en realidad las intenciones son bien diferentes.
El pueblo de Gabaón no llega hasta nosotros mostrándonos sus verdaderas caras ni sus verdaderas intenciones. Se esconden detrás de una sonrisa que parece amiga (es falsa, pero parece amiga); detrás de una sensación placentera (es ilusión, pero parece placentera en un primer momento); detrás de un discurso bonito (es mentira, pero parece bonito).
Los costales viejos de la antigüedad los han cambiado por paquetes visto­sos y coloridos, que esconden las mismas mentiras, los mismos venenos, los mismos pasos hacia la muerte.
Los gabaonitas embaucaron a Josué y al pueblo de Israel diciendo algunas medias verdades, y muchas totales mentiras. De la misma manera actúan hoy.
El error de Josué no fue el no haber sido prudente ni astuto. El error de Josué con los gabaonitas no fue el no haber sido más desconfiado. El error de Josué fue haber tomado una decisión sin consultar a Dios (Jos. 9:14).
Pero si parecía buena gente. Pero si daban la impresión de estar tan necesi­tados. Pero si, incluso, hablaban de asuntos espirituales. Pero si hasta hicieron un curso bíblico. Pero si… Son los gabaonitas; están dispuestos a hacer cualquier cosa para sacar provecho propio. ¿Qué provecho, qué ventaja quieren sacar? No sé. Pero lo que queda claro es que cuando tomamos decisiones -por fáci­les que parezcan- sin consultar al Señor, nuestra situación se complica. Nos equivocamos. Erramos. Nos colocamos al lado de gente que Dios manifestó claramente que no quería cerca de nosotros.
La idea no es cerrar puertas, sino abrir los ojos y pedir la dirección de Dios hasta en las decisiones que parecen fáciles. Los gabaonitas parecían buena gente.

[Subir]

-----------------------------

MEDITACIONES DE MARZO DE 2014 | ABRIL DE 2014


FUENTE:
* Agradecimeinto a Ministerio Daniel Ramos

Dios los bendiga!!!

8 comentarios:

  1. que bueno que existe este ministerio Dios los bendiga hermanos de recursos de esperanza, una sugerencia o un favor si se puede claro podrian poner la matutina en version pdf xfa gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias y que Dios los siga bendiciendo. No podrían crear el matinal para jóvenes en apk para android

    ResponderEliminar
  3. hrnos. me levante con ganas de hacer mi culto pero -----------> falta la matutina dela FECHA 27 DE ENERO

    ResponderEliminar
  4. gracias a Dios por estas devocione tan bellass

    ResponderEliminar
  5. después del 28 de febrero, puedo seguir buscando las devociones en esta página..???
    están muy bonitas
    me gustaría seguir leendolas

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Implementado y Administrado por Recursos de Esperanza y Jorge Quispe A. - Febrero 2014
Diseñado por CBTblogger @ themeforest. y auspiciado por Recursos de Esperanza